Clausula suelo: La renegociación no convalida el contrato

clausula suelo

 

La renegociación con el banco no impide la reclamación ante los tribunales de las cantidades pagadas de más por las cláusulas suelo.

A la vista de todo lo acontecido con relación a las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios, algunas entidades financieras han renegociado o hecho algunas concesiones a los clientes, permitiendo una rebaja de las cuotas. Se plantea la cuestión de si esta “renegociación” impide la viabilidad de una reclamación ante los tribunales de la cantidad pagada de más por efecto de la aplicación de la cláusula suelo.

Este tema ha sido revisado por la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia (sección 9) de 23 de septiembre de 2015.

D. Cesar y Dña. Salvadora habían suscrito dos préstamos hipotecarios con la Caja de Ahorros de Castilla la Mancha (hoy Liberbank) en el año 2007.

En septiembre de 2009, los clientes solicitaron que la cláusula suelo de sus préstamos hipotecarios se redujese del 4% al 3.25% y el banco accedió a la misma.

Sin embargo, posteriormente los clientes reclamaron la cantidad pagada de más por motivo de la cláusula suelo, a lo cual el banco se negó.

El Juzgado de lo Mercantil 3 desestimó la demanda, al entender que hubo una renegociación y que los clientes eran conocedores de la existencia de la cláusula suelo. La renegociación constituiría una “suerte de convalidación” de la cláusula suelo.

Así que los clientes interpusieron recurso ante la Audiencia Provincial.

Para la audiencia, nos encontramos ante unos consumidores que ejercitan una acción de nulidad de una estipulación considerada como condición general de la contratación: Lo que se pretende es una nulidad de pleno derecho del artículo 8 de la Ley de Condiciones Generales de Contratación.

Por lo tanto, y de acuerdo a lo establecido por el artículo 1310 del Código Civil:

1.-Las cláusulas nulas de pleno derecho no pueden ser convalidadas ni confirmadas ni siquiera tácitamente.

2.-El momento para evaluar si el acto es nulo (por desconocimiento de las consecuencias económicas del contrato) es el de la firma, y no dos años después.

3.- El hecho de que el banco, a demanda de los clientes rebajara la cláusula suelo, no es una confirmación ni una renuncia a hacer valer los vicios que pudiera contener el negocio, ni prueba que se conociera dicha cláusula cuando se contrató.

Así que se estima el recurso y la Sala entra a analizar el fondo de la demanda.

La cláusula suelo indicaba “El tipo de interés máximo no será superior al 11% nominal, ni inferior al 4% nominal anual”.

Los clientes, se habían subrogado en el préstamo hipotecario concertado por el promotor con la entidad. Pero la subrogación, no exime a la entidad financiera del cumplimiento de su obligación de información sobre las cláusulas suelo.

Este criterio se apoya en los artículos 3,6 y 9 del RD 515/1989, la Orden de Transparencia de las Condiciones Financieras y el criterio del Banco de España que en la memoria de su Servicio de Reclamaciones de 2012 indica expresamente:

“Dado que la modificación de las condiciones del préstamo implica, necesariamente, la existencia de negociaciones previas a la fecha de otorgamiento de la escritura pública, entre la entidad y la nueva parte prestataria resultante de la subrogación, una actuación diligente de aquélla exige que esté en condiciones de acreditar haber informado a su cliente de la totalidad de la s condiciones financieras (modificadas o no) de la operación en la que éste se subroga”.

Se trata de una condición general de la contratación. La carga de la prueba de la negociación individualizada corresponde al banco (art. 82.2 párrafo 2ª del TRLGDCU) y nada se ha aportado por el mismo al respecto.

Que los clientes tuviesen otras alternativas o que existiese la oferta vinculante, no indica que hubiese habido negociación sobre la cláusula suelo.

Al afectar a un elemento esencial del contrato, no puede ser objeto de control de abusividad (art. 4.2 de la Directiva 93/13/CEE).

Pero debe hacerse de manera clara y comprensible para el consumidor: El cliente debe comprender realmente (no basta de manera formal) las consecuencias del contrato (STS 8 septiembre 2014).

La cláusula suelo puede ser válida, pero necesita superar los siguientes controles:

  • Control de incorporación: la información por la entidad debe atenerse a lo previsto en la Orden Ministerial de 5 de mayo de 1994.
  • Control de Transparencia: Que los adherentes conozcan o puedan conocer la carga económica y jurídica del contrato.
    Son elementos caracterizadores de la falta de transparencia (recogidos en la SAP Madrid de 26 de julio de 2013):
  1.  La creación de una apariencia de préstamo a interés variable cuando realmente se trata de un préstamo “fijo al alza”.
  2.  La falta de información de que se trata de un elemento esencial del contrato.
  3.  La apariencia de que el suelo tiene como contraprestación un techo.
  4.  La ubicación de la cláusula suelo entre una abrumadora cantidad de datos.
  5.  La ausencia de simulaciones con escenarios diversos en la fase precontractual.
  6.  la inexistencia de comparaciones con otros productos de la propia entidad.

En el caso, no consta oferta vinculante. Sí se hizo una minuta de las condiciones del préstamo, que no cumplía con las exigencias necesarias. En las escrituras aparecen resaltados únicamente los porcentajes. No se demuestra que los clientes tuviesen conocimientos suficientes sobre la cláusula suelo.  El hecho de que no se tratase de adquisición de vivienda habitual, no elimina su condición de consumidor.

Se concluye que la cláusula suelo no supera ni el control de incorporación ni el control de transparencia.

En definitiva, se declara la nulidad de la cláusula suelo y se condena a Liberbank a la eliminación de la misma y al pago de las cantidades pagadas indebidamente desde 4 de junio de 2013.

Consulte su caso ahora

 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter




Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio