¿Contrato de Agencia, de distribución o de préstamo?

AGENCIA DISTRIBUCION O PRESTAMO

 

Cuándo el fabricante financia al distribuidor ¿estamos ante un contrato de agencia, de distribución o de préstamo?


Es habitual que en las relaciones comerciales se combinen varios tipos de relaciones contractuales, de manera que en caso de conflicto, cada parte intente que el contrato se defina de la manera que más le convenga. Y la financiación, suele acompañar a otras formas jurídicas. Por ejemplo, es la situación en la que  un fabricante,  para facilitar el desarrollo de un mercado, financia a su agente o distribuidor.

Este caso ha sido resuelto por la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid (sección 20) de 26 de enero de 2015.

Una empresa fabricante de cervezas, llamada Bitburger Baugruppe Gmbh (Bitburger), inicia en el año 2000 su relación con la empresa Barril y Botella S.A. (Barril), para colaborar en la implantación de la marca de cervezas Bitburg en la zona centro de España. Así que el 25 de enero de 2001 firmaron un contrato mediante el cual “Barril” recibió una cantidad para poder desarrollar el negocio. El contrato fue renovado y prorrogado el 1 de enero de 2006. Se habían entregado 510.000 euros. Sin embargo, “Barril” deja de ejercer su actividad como distribuidora de bebidas, y queda pendiente un saldo de 262,379 euros por devolver. En el contrato, estaba prevista como causa de rescisión del préstamo dicha causa.

Por su parte, “Barril” alega que el contrato fue cancelado unilateralmente por “Bitburger” y niega haber incumplido el contrato y que se deba cantidad alguna. Incluso formula reconvención para que se declare la resolución del contrato por incumplimiento de “Bitburger” y se le condene al pago de 456.518 euros en concepto de indemnización por clientela y 634.848 euros en concepto de daños y perjuicios causados por la (presunta) resolución unilateral.

Así que “Bitburger” demanda a “Barril”. El Juzgado de Primera Instancia nº7 de Madrid, en sentencia de 8 de octubre de 2012, estima la demanda y condena a “Barril” al pago de 262.379 euros más intereses legales y costas y desestima la demanda reconvencional.

“Barril” recurre ante la Audiencia Provincial alegando que no se trataba de un contrato de préstamo sino de agencia y negando que concurriesen las causas alegadas por “Bitburger” para resolver el contrato de 2006 y que hubiese incumplido sus obligaciones. También impugna la desestimación de la reconvención e insiste en su derecho a recibir una indemnización por clientela al haber incumplido y resuelto injustificadamente el contrato de agencia por parte de “Bitburger”.

La Audiencia confirma la sentencia de la primera instancia: Se trata de una relación jurídica que se podría calificar como de colaboración o apoyo financiero, dentro del marco de su acuerdo del año 2000. Para determinar si la calificación del contrato es de agencia o de distribución, ha de traerse a colación lo establecido en la sentencia de 14 de julio de 2014 de la sección 28 de la Audiencia de Madrid: Partiendo de la definición del contrato de agencia de la ley 12/1992 de 27 de mayo y de la Comunicación de la Comisión de 13 de octubre de 2000 (que contempla las Directrices relativas a las restricciones verticales, de conformidad con la Directiva 86/653/CEE del Consejo):

Son contratos de agencia:

“Aquellos en virtud de los cuales una persona física o jurídica (el agente) dispone de la facultad de negociar o suscribir contratos por cuenta de otra persona (el principal), ya sea en nombre propio del agente o del principal, para la compra de bienes o servicios por parte del principal, o para venta de bienes o servicios suministrados por el principal”.

Es decir, se diferencia del contrato de distribución en que en éste último, la compra es en firme para la reventa y el distribuidor obtiene su beneficio de la diferencia de precio.

En el contrato de agencia, el agente no factura directamente a los clientes, sino que lo hace el principal, y recibe su remuneración directamente de la empresa.

En este caso se trataba de un contrato de distribución. Y junto al contrato de distribución, había un contrato de préstamo. Pero su combinación, no transforma su naturaleza.

En cuanto al contrato de préstamo, queda acreditada su existencia: se debía haber amortizado bien en metálico, bien con la compra de determinados hectolitros de cerveza, que no queda demostrada. Y es al deudor al que le corresponde acreditar el pago. El impago justifica la resolución por parte de Bitburger.

Al haberse resuelto el contrato de manera justificada, no hay lugar a plantear la indemnización por clientela ni por daños y perjuicios. Y la regulación del contrato de agencia, no resulta de aplicación automática al contrato de distribución (STS 8 de octubre de 2013). Según el artículo 28 de la Ley del Contrato de Agencia, para que exista el derecho a indemnización por clientela, el agente debe haber aportado nuevos clientes al empresario o haber aumentado sensiblemente las operaciones con la clientela preexistente, y su actividad debe poder continuar produciendo beneficios al empresario, y tales requisitos (STS 4 enero 2010) son acumulativos, debiendo concurrir todos ellos, incluido que resulte equitativa su concesión. En este caso, no ha quedado acreditado que como consecuencia de la actividad de “Barril” se haya consolidado una red de clientes para “Bitburger”. Tampoco se aprecian razones de equidad pues la resolución del contrato ha sido provocada por los incumplimientos de “Barril” y no existen pactos de limitación de competencia.

En definitiva, se desestima el recurso y se confirma la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, que condena a “Barril” al pago de la cantidad adeudada, con intereses legales y al de las costas.

Consulte su caso ahora 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Artículos y Páginas Populares


Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio