¿Qué son las acciones de reintegración?

acciones de reintegracion

 

Existe la posibilidad de anular los actos realizados en los dos últimos años anteriores a la declaración del concurso, si éstos perjudican a la masa activa.

Se trata de las acciones de reintegración reguladas en los artículos 71 a 73 de la Ley Concursal.

Se prevé la posibilidad de rescindir determinados actos perjudiciales para la masa activa, siempre que en ellos haya intervenido de alguna manera el deudor. Los actos completamente ajenos al deudor no pueden ser objeto de las acciones de reintegración.

Requisitos

El artículo 71 LC establece:

Artículo 71 Acciones de reintegración
1. Declarado el concurso, serán rescindibles los actos perjudiciales para la masa activa realizados por el deudor dentro de los dos años anteriores a la fecha de la declaración, aunque no hubiere existido intención fraudulenta.

Es decir, los requisitos son dos:

En primer lugar, que se trate de actos realizados dentro de los dos años anteriores a la fecha del auto de declaración del concurso. Y en segundo lugar, que sean actos perjudiciales para la masa activa.

Deben darse ambos requisitos para que se pueda plantear una acción de reintegración.

Para facilitar la determinación de los actos que pueden ser anulados, la Ley Concursal establece a continuación unos casos en los que se presume el perjuicio patrimonial sin admitir prueba en contrario, en el artículo 71.2:

2. El perjuicio patrimonial se presume, sin admitir prueba en contrario, cuando se trate de actos de disposición a título gratuito, salvo las liberalidades de uso, y de pagos u otros actos de extinción de obligaciones cuyo vencimiento fuere posterior a la declaración del concurso, excepto si contasen con garantía real, en cuyo caso se aplicará lo previsto en el apartado siguiente.

En el párrafo, tercero, se establecen las presunciones de perjuicio patrimonial de carácter “iuris tantum”, es decir, que admiten prueba en contrario:

3. Salvo prueba en contrario, el perjuicio patrimonial se presume cuando se trate de los siguientes actos:
• 1.º Los dispositivos a título oneroso realizados a favor de alguna de las personas especialmente relacionadas con el concursado.
• 2.º La constitución de garantías reales a favor de obligaciones preexistentes o de las nuevas contraídas en sustitución de aquéllas.
• 3.º Los pagos u otros actos de extinción de obligaciones que contasen con garantía real y cuyo vencimiento fuere posterior a la declaración del concurso.

Fuera de estas presunciones, es el que ejercita la acción rescisoria el que debe probar el perjuicio patrimonial.

Y para acabar de delimitar el ámbito de aplicación de la acción rescisoria, quedan excluidos los actos ordinarios de la actividad profesional o empresarial del deudor, los sistemas de pagos y compensación y liquidación de valores e instrumentos derivados y las garantías a favor de instituciones públicas como el Fogasa (Art. 71.5 LC).

Efectos de la reintegración

El efecto de la acción de reintegración es básicamente que los bienes que salieron de la masa vuelvan a la misma para poder satisfacer los créditos de los acreedores. Sin embargo dichos efectos difieren si la contraparte del acto rescindido ha actuado de buena fe o de mala fe.

Buena fe: Si el acreedor ha actuado de buena fe, deberá devolver el objeto del acto impugnado, con sus frutos e intereses y su crédito será considerado contra la masa. Se deberán reintegrar de forma simultánea el objeto del acto y su contraprestación. Y los gastos ocasionados para la devolución del bien, deberían ser abonados por el deudor, en aplicación del artículo 451 del Código Civil.

Mala fe: En este caso, las consecuencias son diferentes: Se debe devolver el bien al igual que en el caso de que existiese bien con sus frutos e intereses, pero su crédito se considera subordinado, con lo cual no tiene derecho a la restitución simultánea y solo recuperará su importe una vez satisfechos los créditos privilegiados y los ordinarios: Lo más probable es que no consiga cobrar nada. Además se condenará a indemnizar todos los daños y perjuicios causados a la masa activa.

Acuerdos de refinanciación

La Ley 17/2014 introdujo el artículo 71 bis que establece las condiciones para evitar que los acuerdos de refinanciación puedan ser objeto de acciones de reintegración.

Legitimación

La legitimación activa corresponde a la administración concursal. Y los acreedores sólo podrán interponer la acción de reintegración por ellos mismos cuando hayan instado por escrito al administrador concursal su ejercicio y no lo hiciere en un plazo de dos meses.
El procedimiento se tramita como un incidente concursal.
En el caso de los acuerdos de refinanciación, la legitimación activa solo corresponde a la administración concursal.

Efectos de la rescisión

El efecto de la rescisión es la anulación del acto y la restitución de las prestaciones realizadas.

Plazo

El plazo para ejercitar la acción de rescisión es de cuatro años que se establece en el artículo 1299 del Código Civil.

 Consulte su caso ahora 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter




Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio