Usura: Cinco criterios del Tribunal Supremo

USURA

El Tribunal Supremo ha fijado los criterios principales para aplicar la Ley de Represión de la Usura en Sentencia de fecha 25 de noviembre de 2015, en casos de créditos al consumo.

Cabe subrayar que se trata de una Sentencia del Pleno por lo que constituye directamente jurisprudencia.

D. Mateo concertó en el año 2001 un “préstamo personal revolving” con el Banco Sygma. Dicho préstamo le permitía hacer disposiciones hasta un límite de 500.000 pesetas (3.005’06 euros). Este límite podía ser modificado por el Banco. El interés remuneratorio era del 24’6% TAE y el interés de demora, el resultante de incrementar el anterior con 4’5 puntos.

El Sr. Mateo, empezó a disponer del crédito y pronto superó el límite inicialmente fijado. Cada mes, se le cargaba una cuota, con intereses, una prima de seguro, comisiones de disposición y emisión y mantenimiento de la tarjeta.

En el año 2009, el cliente empezó a devolver cuotas impagadas.

En Julio de 2011 el Banco presentó demanda contra D. Mateo en reclamación de 12.269 euros, cantidad que comprendía tanto el saldo principal como los intereses de demora.

El Juzgado de Primera Instancia estimó la demanda del Banco y condenó al cliente al pago de 12.269 euros más intereses y costas.

El cliente recurrió ante la Audiencia Provincial, que desestimó la apelación y confirmó la sentencia de la primera instancia.

En ambas instancias, se rechazó el carácter usurario de la operación pues el interés remuneratorio apenas superaba el doble del interés medio ordinario de las operaciones de consumo, cuando se concertó el contrato. También rechazaron considerar abusivo el interés de demora por que no suponía un incremento excesivo respecto a los intereses remuneratorios acordados.

Así que D. Mateo, interpuso recurso de casación ante el Tribunal Supremo, alegando infracción del artículo 1 de la Ley de 23 de julio de 1908 de Represión de la Usura: El interés remuneratorio superaba al doble del interés medio de los créditos al consumo y en más de cuatro veces el interés legal del dinero.

1.-El Tribunal Supremo afirma que la jurisprudencia se debe adaptar a las circunstancias sociales y económicas.

Y aunque en principio el interés remuneratorio no puede ser controlado como “abusivo” por ser un elemento esencial del contrato (siempre que se cumpla el requisito de transparencia), se debe aplicar la Ley de Represión de la Usura.

2.- Es suficiente para incurrir en el concepto de “Usura” con que el interés sea notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado a las circunstancias del caso.

El Alto Tribunal no considera imprescindible la presencia de la circunstancia expresada en la segunda parte del artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura, consistente en que existan “motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales”.

3.-La usura se debe determinar con la TAE.

Otro punto importante, es que para determinar si el interés es notablemente superior al normal del dinero y por tanto si hay o no usura,  se debe tener en cuenta la tasa anual equivalente (TAE) y no el nominal.

4.-La referencia del tipo normal del dinero el la del BDE.

Este concepto, no corresponde al interés legal sino al interés “normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en la materia” (STS 869/2001 de 2 de octubre). El interés medio para préstamos similares es un dato obrante en el Banco de España. Se pueden ver dichos datos en la web del Banco de España.

El Alto Tribunal considera que superar (aunque sea escasamente) el doble del interés medio de los préstamos al consumo, en la fecha en la que fue concertado, es calificable como “notablemente superior al normal del dinero”.

5.- La excepcionalidad debe ser probada por el Banco.

En cuanto al requisito de ser “manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso”, la Sala indica que “la normalidad no precisa de especial prueba mientras que es la excepcionalidad la que necesita ser alegada y probada”, y en este caso, no hay circunstancias excepcionales relativas al carácter de crédito al consumo y el Banco no ha probado la concurrencia de las mismas, que pudiesen justificar un interés notablemente superior al normal.

Por último la Sala da un “tirón de orejas” a la entidad financiera, indicando que:

“la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores y trae como consecuencia que quienes cumplen regularmente sus obligaciones tengan que cargar con las consecuencias del elevado nivel de impagos, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico”.

Se declara el carácter usurario del préstamo, lo que conlleva su nulidad y se aplican las consecuencias de la Ley de Represión de la Usura, esto es, se debe entregar solo el principal recibido. Como el cliente pagó una suma superior al principal del préstamo, ya no deberá pagar nada y la demanda es completamente desestimada.

Consulte su caso ahora 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter




Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio