Categorías
barreras de entrada

Estrategia: ¿Tiene barreras de entrada su negocio?

abogado estragegia moat barrera de entrada

Un negocio puede tener cuatro tipos de barreras de entrada:

  • Intangibles: marca, patentes, licencias..
  • Costes de cambio para los clientes.
  • Economías de red: mayor valor para el cliente cuanto más clientes utilizan la red.
  • Ventajas de costes.

Este es el análisis que hace en su libro “The little book that builds wealth” de Pat Dorsey.

El libro pretende ser una guía para invertir, pero desde mi punto de vista, su mayor utilidad reside en explicar  de una forma muy sencilla y a la vez sólida, que son los “fosos” (“moats”) o barreras de entrada. Este es una concepto que se ha puesto de moda en inversión al afirmar el Sr. Buffet que uno de los requisitos para invertir en una empresa es que tuviese “moats” o fosos, barreras de entrada para la competencia.

Para mantener la rentabilidad de una empresa, es imprescindible tener barreras de entrada para la competencia. Si su negocio no las tiene, los competidores entrarán e irán erosionando la rentabilidad hasta eliminarla por completo.

Pat Dorsey es Director de investigación de activos en Morningstar.

Es interesante el análisis de lo que puede ser confundido como barreras de entrada, pero que realmente no lo son y además pueden convertirse en una trampa.  A destacar:

  • Grandes productos: la competencia tardará normalmente poco en tenerlos si no hay barreras de entrada.
  • Gran tamaño: el tamaño por si mismo no es una ventaja competitiva.
  • Gran ejecución: El ser especialmente eficiente, no evita la entrada de los competidores.
  • Gran “Management”: el talento de los CEOs no es una ventaja competitiva.

Los CEOs aportan menos de lo que se piensa generalmente a la rentabilidad del negocio. Un CEO estrella en un negocio sin barreras de entrada probablemente no conseguirá crearlas. Un CEO “mediocre” en un negocio con barreras de entrada, tendría que hacerlo muy mal para destruirlas.

Hasta aquí, se hace un análisis simple y sólido sobre las ventajas competitivas. Muy útil para aquél que necesite buscar el sector en el que desarrollar una carrera profesional u orientar su estrategia.

También me ha gustado la distinción entre lo posible y lo probable: en sectores maduros, es posible que determinados “genios” den la vuelta a la tortilla y creen grandes negocios con barreras de entrada: Son los ejemplos que ponen siempre los libros de gestión.  Sin embargo, una cosa es lo posible, y otra lo probable: La probabilidad de que yo en un sector maduro, consiga una ventaja competitiva es muy baja: y en las inversiones, como en la vida, hay que jugar con las probabilidades a tu favor y no en tu contra.

Por último, en cuanto a libro sobre inversión, me parece cuestionable, por los motivos que expondré a continuación:

Los expertos de Morningstar califican las barreras en “anchas”, “estrechas” e “inexistentes”.  El análisis de una barrera de entrada y de lo que harán los clientes es extraordinariamente complicado.  Incluso desde dentro de un sector, en múltiples ocasiones existe una gran dificultad para saber si una medida “nos puede hacer perder clientes” o los retendremos: ¿Con que seguridad va a saber esto un analista que normalmente no ha pisado ese negocio en su vida?. El análisis de las ventajas competitivas se ve mejor a “toro pasado” que en el momento. El análisis de si un producto es fácilmente imitable o si una regulación es más fácil o difícil de conseguir, de si una patente puede ser “anulada”, son muy difíciles incluso para los expertos de dentro del sector. ¿lo podrán hacer mejor los analistas? Yo creo que no.

El sistema de inversión de Pat Dorsey consiste en encontrar empresas con “barreras de entrada” (cosa que hemos visto que es difícil de analizar sin un conocimiento muy profundo de la empresa y el sector) y luego comprarlas si están baratas (da unos criterios generales de valoración, pero sin concretar, por que en la valoración de empresas, cada sector es un mundo y no se pueden aplicar criterios generales). Finaliza vendiendo las acciones si se ha equivocado al analizar la compañía, si cambian los fundamentales, si tiene otras oportunidades mejores o si su acción se ha convertido en una parte excesivamente grande de su cartera. Como consejos para gestionar su cartera, me parece muy poco sólido. Sin buscar mucho, hay libros mejores al respecto.

En resumen, es un libro muy corto, que se lee en dos tardes y que merece la pena en cuanto a refrescar y clarificar los conceptos de “barreras de entrada” para el ejecutivo o empresario. Pero en cuanto a sistemas para gestionar su cartera, me parece poco sólido.

====