Categorías
abogado de empresa Derecho de Sociedades Liquidación

El procedimiento de liquidación de una Sociedad Limitada

liquidacion

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez disuelta una sociedad limitada, mediante la liquidación se realiza el activo y se pagan las deudas, repartiendo el activo que reste.

 

Las normas que regulan la liquidación tienen carácter imperativo: ni los estatutos ni la Junta General pueden ir en contra de aquéllas. Solamente en defecto de disposición legal, se aplicarán las reglas de los estatutos, siempre que no se opongan a las normas relativas a la liquidación.

Es imprescindible seguir los cauces legales para la liquidación de la sociedad: Los administradores no pueden simplemente “cerrar” la empresa, pues en ese caso, podrían ser responsables personalmente de las deudas de la sociedad.

¿Cuáles son los efectos de la apertura de la liquidación?

La sociedad mantiene su personalidad jurídica, pero cambia su actividad social: se limita a realizar las operaciones necesarias para su extinción.  La sociedad sigue teniendo capacidad jurídica para ser sujeto de relaciones jurídicas y ser legitimado activo o pasivo en juicio.

A la denominación social, se le debe añadir la coletilla “en liquidación”, que debe figurar en todos los documentos de la sociedad.  No se puede crear una nueva sociedad con un nombre idéntico al de la sociedad en liquidación.

Mientras se liquida la sociedad, las normas de responsabilidad patrimonial siguen estando en vigor, de manera que los bienes de la sociedad son los que responden de las deudas sociales.

La entrada de una sociedad en liquidación, no provoca el vencimiento anticipado de las deudas. La liquidación no requiere que se realice un procedimiento concursal.

Los socios siguen siendo titulares de sus participaciones, que siguen funcionando como habitualmente: pueden ser transmitidas y mantienen su derecho de adquisición preferente.

Los liquidadores deberán formular un inventario  y un balance a la fecha de disolución en el plazo de 3 meses e informar periódicamente a socios y acreedores del estado de la liquidación.  Si la liquidación se prolonga por más tiempo del previsto para la aprobación de las cuentas anuales, los liquidadores deberán presentar dentro de los 6 primeros meses del ejercicio un estado anual de cuentas y un informe sobre la situación de la liquidación.

Además, las cuentas se deberán depositar en el Registro Mercantil. No es necesario realizar auditoría una vez iniciada la liquidación.

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Deja una respuesta