Los conflictos en franquicias

FRANQUICIAS

 

Los contratos de franquicia generan frecuentemente conflictos legales entre franquiciador y franquiciado.

En la mayoría de las ocasiones, los conflictos en los contratos de franquicia  se generan por que el negocio no responde a las expectativas y voluntaria o involuntariamente, se dejan de pagar los cánones y se plantea demanda ante los tribunales.

 Como ejemplo de la situación, sirva el caso de Expofinques, resuelto por sentencia de la Audiencia de Palma de Mallorca en sentencia de 17 de octubre de 2014.

 Expofinques S.L.  había realizado tres contratos de franquicia con la empresa Cartera Palma Noroeste S.L. (en adelante CPN)  sobre tres agencias inmobiliarias.   Las obligaciones de CPN habían sido avaladas personalmente por los miembros de esta sociedad.  Cuando surgen los problemas, se producen los impagos de la parte aplazada del canon de entrada, de la licencia de software, de los cánones por cesión de elementos de oficina y de cartera de inmuebles, así como los royalties variables por explotación y publicidad, consistentes en un 8% y un 2% de la facturación.

Y ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, Expofinques reclama ante el Juzgado, demandando a los avalistas (Sra. Amanda  y Sr. Arturo) y a CPN.

 La demandada, Sra. Amanda, en su condición de avalista dice que al haber cesado en la entidad demandada se debe extinguir el aval. Solicita también que se declaren resueltos los contratos de franquicia y que se moderen las cantidades reclamadas por cambio de circunstancias, en aplicación de la cláusula rebus sic stantibus así como por el artículo 1.103 C.C..

 Los demandados, Sr. Arturo y CPN alegan que los contratos fueron suscritos bajo presión, consistentes en simulaciones no reales y que se engañó a los franquiciados por que la empresa estaba en pérdidas y que se actuó con mala fe por la actora.  Dicen que no se dieron las prestaciones efectivas correspondientes al canon de entrada por que las oficinas ya funcionaban y que no se beneficiaron de la labor de la franquiciadora sino que por el contrario, les perjudicó su entrada en concurso de acreedores.  Por último señala que los impagos se produjeron por que no había beneficios y que fue aceptado por la actora. Se alega nulidad de los contratos.

El caso es muy parecido a lo que suele ocurrir en la mayoría de los conflictos entre franquiciador y franquiciado.

El Juzgado de Primera Instancia estima sustancialmente la demanda principal y se condena solidariamente a los demandados al pago de 143.681 euros con imposición de las costas. Se desestima la reconvención de Dª Amanda contra Expofinques.

Los demandados interponen recurso ante la Audiencia Provincial.

La Audiencia considera que aunque se trate de un contrato de adhesión o uniformado, no implica necesariamente la nulidad o improcedencia de sus cláusulas.  Tampoco ha quedado acreditado que el contrato se impusiera como alternativa al despido. Además no se firmó solamente un contrato, sino tres, entre julio y diciembre de 2006.

La situación de pérdidas de la empresa, no implica que se engañase a los demandados. Los contratantes no son consumidores sino profesionales, que gozaban de libertad contractual. La demandada CNP y sus socios, desplegaron su actividad durante 3 años sin que conste queja o intento de resolución frente a la franquiciadora.  No se acredita que se ocultase la situación de pérdidas de la empresa para forzar a los demandados a contratar.  Los demandados eran profesionales del sector por lo que no pueden alegar desconocimiento de la situación del mercado. Y además, el Sr. Arturo se contrató para expandir las franquicias por lo que no puede alegar desconocimiento ni falta de libertad contractual.  Por último, otros franquiciados sí habían renegociado sus contratos.

Se desestima la existencia de dolo por no haber quedado acreditado que la actora engañara a los demandados (art. 1269 C.C.).

Se descarta igualmente la alegación de que los contratos de franquicia fueron otorgados con simulación absoluta, sin causa y que por lo dispuesto en el artículo 1.275 C.C. no producen efecto alguno: Los contratos tienen causa y es lícita y desplegaron sus efectos durante tres años.

En cuanto a la Sra. Amanda, se desestima su solicitud de extinción del aval solidario. La solicitud de resolución requiere que quien la ejercita no haya incumplido previamente sus obligaciones. Por lo que se refiere a la moderación de las cantidades adeudadas por aplicación de la cláusula “rebus sic stantibus” o la moderación judicial del artículo 1.103 C.C. se cita la Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de junio de 2014 y se considera que la crisis era imprevisible y que por tanto se acepta.  La cantidad a pagar se debe reducir correlativamente a la brusca caída del negocio producida por la crisis inmobiliaria. Se reduce la deuda  de CPN con Expofinques a 64.395 euros.

Por último la audiencia descartan el “abuso de derecho” , los “actos propios” y el “ejercicio tardío de los derechos”  alegados por la Sra. Amanda por que no se dan los requisitos exigidos por la doctrina del Tribunal Supremo  respecto de los mismos.

En definitiva, la Audiencia Provincial estima parcialmente el recurso, condenando a los demandados al pago de 64.395 euros a la franquiciadora.

 

Consulte su caso ahora 

Muy importante: El 28 de febrero de 2015 cerraremos el plazo para la demanda acumulada de Acciones Bankia. Quedan pocos días para inscribirse.

Unase a la demanda colectiva de Acciones Bankia ahora

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio