No existe riesgo de confusión entre las marcas “Toro” and “Badtoro”

infraccion de marcas

 

On infringement of Community trade mark, el Tribunal Supremo ha resuelto que no existe riesgo de confusión entre las marcas “Toro”, ownership of Osborne Group S.A., and "Badtoro", titularidad Jordi Nogues S.L.

The fault occurred in judgment No. 26/2017, of the First Chamber of the Supreme Court, rendered in date 18/01/2016.

Grupo Osborne S.A. es titular de la marca “Toro”, and Jordi Nogues S.L. de la marca “Badtoro”. The marks were not related to commercial products that were similar, but Osborne Group S.A., fearing that the similarity between the two marks might somehow affect their market position, filed a complaint requesting the annulment of the trademark "Badtoro" was declared by a risk of confusion regarding the trademark "Toro".

La demanda fue desestimada en primera instancia por el Juzgado de lo Mercantil de Alicante Nº 01, acting Acting Community Trademark Court, which he issued a ruling dated 15/05/2014.

Against that judgment, and the embroidery, Grupo Osborne interpuso recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Alicante, decided that acting through Community Trademark Court Case 15/01/2015, in which confirmaba la decisión tomada en primera instancia. In view of both the Court and the Court, no existía riesgo de confusión entre la marca “Badtoro” y la marca “Toro” porque el adjetivo “Bad” diferenciaba suficientemente desde el punto de vista gráfico, visual, phonetic and conceptualizes the brand "Badtoro" brand "Toro", compensating the possible similarity between them in terms of the possibility of a risk of confusion.

However, Grupo Osborne S.A. decidió interponer recurso de casación contra la sentencia de segunda instancia, alleging infringement of the rules 52.1 and 6.1b) Trademark Law, which they are those that predict the likelihood of confusion as grounds for invalidity of the mark that generates. essentially, Osborne Group S.A. reproduced the arguments put forward in the first instance and second, and further noted that, If "Badtoro" is broken down into two elements that make (Bad-toro), it is concluded that the dominant element is the second (“toro”), y que este coincide enteramente con la marca “Toro”, lo que obliga, a juicio de Grupo Osborne S.A., a apreciar riesgo de confusión (como ocurrió en las SSTS 225/2008, of 24/03, and 31/2006, of 26/01).

Analizando ya la sentencia, es necesario indicar que, antes de resolver sobre la estimación del recurso de casación, ya advierte el Tribunal Supremo, con cita de su STS 95/2014, of 11/03/2014, that el efecto de confundibilidad entre marcas similares es un concepto jurídico indeterminado cuya apreciación constituye un juicio de valor que corresponde al tribunal de instancia, subrayando que la posibilidad de revisar ese juicio de valor en casación queda limitada a los supuestos en los que la valoración efectuada no sea razonable o “no se haya acomodado a las directrices marcadas por la jurisprudencia de esta sala y por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea”.

Señalado lo anterior, el Tribunal Supremo recuerda que el likelihood of confusion consiste en la posibilidad de que “el público medio pueda creer que los productos o servicios identificados con los signos que se confrontan proceden de la misma empresa o de empresas vinculadas”, y que esa posibilidad debe valorarse globalmente, atendiendo a la impresión que provoquen los signos en conflicto en el consumidor medio de la categoría de productos a que dichos signos se refieran, y considerando tanto los elementos fonéticos, visuales, gráficos y conceptuales de la marca, como la similitud entre los productos que señalen.

A ese respecto, el Tribunal Supremo razona que, mientras que la marca “Toro” está formada por un solo vocablo, de significado común en castellano, la marca “Badtoro” es un neologismo compuesto por dos términos, en el que el primero (“bad”) no aporta significado en castellano, pero sí en inglés (mal o informal) and that, en esa medida, aunque el elemento dominante de la marca “Badtoro” sea el vocablo “toro” y este sea idéntico a la marca “Toro”, el término “Bad” tiene una eficacia diferenciadora desde el punto de vista gráfico, fonético y conceptual más que suficiente para evitar que el otro elemento de la marca (“toro”) genere por sí mismo riesgo de confusión, más aún si se considera que los productos a los que se refieren ambas marcas no coinciden entre sí.

Ultimately, la mera coincidencia entre una marca y el elemento dominante de la otra no es causa suficiente para presumir que existe riesgo de confusión, sino que dicha posibilidad debe comprobarse de manera global, atendiendo a las circunstancias concurrentes del caso concreto, namely: elementos fonéticos, visuales, gráficos y conceptuales de las marcas, visibilidad de las mismas y similitud entre los productos finales a los que se refieran y, also, la misma posibilidad de que el consumidor medio crea erróneamente que ambas marcan hacen referencia a la misma empresa, o a empresas vinculadas de algún modo.

For these reasons, el Tribunal Supremo desestima el recurso de casación y confirma la sentencia recurrida, manteniéndose, therefore, la validez de la marca “Badtoro”.

Consult your case now

Leave a Reply

Language


Set as default language
 Edit Translation


Subscribe to receive a book PDF


Just for signing up receive via email the link to download the book "How to change lawyers" en format digital.
Sign up here

Sígueme en Twitter



Subscribe me

* This field is required