Categorías
abogado preferentes abogado preferentes valencia abogado subordinadas abogado subordinadas valencia Bancario participaciones preferentes recuperar la inversion en preferentes y deuda subordinada Sentencias preferentes

Preferentes: Nueva condena para Catalunya Banc

abogados preferentes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juzgado de Primera Instancia 33 de Barcelona ha anulado un contrato de preferentes,  condenando a Catalunya Banc a la restitución recíproca de prestaciones, y al pago de las costas en sentencia de 29 de mayo de 2013.

 

 

Los demandantes alegan  que se vulneró la normativa imperativa sobre protección de los inversores (artículos 78,79 y concordantes de la LMV  y el RD 629/1993 que establece en su anexo el Código de Conducta en los Mercados de Valores), lo que llevaría a la nulidad del contrato ex art. 6.3 del Código Civil. Subsidiariamente, solicitan la nulidad del contrato por error en el consentimiento. Y par el caso de que no se estimaran las anteriores peticiones, se insta la resolución del contrato por incumplimiento del deber de información.

 

El Banco alega que no hubo infracción de la normativa del mercado de valores, que se facilitó información detallada, que se entregó un tríptico y un folleto y que se hizo el test de idoneidad. También alega que no hizo asesoramiento, que solo fueron intermediarios. Para el Banco no hubo ningún vicio en el consentimiento y por último, que como son meros intermediarios, no se puede resolver el contrato.

 

La Magistrada Jueza,  hace un repaso a la naturaleza del producto suscrito y a la normativa aplicable. Citando la Sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de 4 de abril de 2013, indica que es un producto complejo y reafirma este criterio haciendo referencia al artículo 79 bis 8.a).

La consecuencia de la calificación como complejo de las preferentes, es que se refuerza la obligación de información de la entidad financiera (Sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra de 3 de abril de 2013). Este deber de información se “reduplica” por tratarse de consumidores, como es el caso (artículo 60 del Texto Refundido aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2007): Debe existir una información previa al contrato, relevante, veraz y suficiente sobre las características esenciales y en particular sobre sus condiciones jurídicas y económicas, información comprensible y adaptada a sus circunstancias.

 

Añade la Magistrado que  la situación legal conlleva una inversión de la carga probatoria: es el Banco el que deberá demostrar su diligente actuación en las operaciones realizadas (Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia sección 6ª de 12 de julio de 2012).

 

Además, en la fase contractual también se debe tener en cuenta lo dispuesto en la ley 7/1998 de Condiciones Generales de Contratación que en su artículo 8 exige claridad, sencillez, buena fe y justo equilibrio de las prestaciones en el contrato suscrito por las partes.

 

La Magistrado rechaza el argumento de la falta de legitimación pasiva de la demandada por que:

1.- Todos los documentos tienen el logo de Caixa Catalunya.

2.- No se acredita la recepción del folleto ni del tríptico por los demandantes.

3.- Los documentos los firma la demandada.

4.- La entidad Caixa Catalunya Preferential Issuance LTD es filial al 100% del Banco.

 

Destaca (literalmente) la “imposibilidad de comprensión de lo expuesto en este folleto (…) para que una persona (….) incluso con estudios superiores pueda llegar a comprender de una forma clara y sencilla con su mera lectura, lo que adquiere y menos aún los riesgos de perder el nominal destinado a la adquisición de estos productos”.

 

La Magistrada rechaza la nulidad por contravención de normas imperativas por aplicación del artículo 6.3 del Código Civil y analiza la posibilidad de anulación del contrato por vicio del consentimiento.

 

La conclusión a la que llega es que la entidad bancaria no cumplió la obligación de informar de forma correcta a su cliente: no se acredita la entrega del folleto ni del informe de emisión. Y si se hubiera entregado es incomprensible. La clienta no tenía experiencia inversora en productos de riesgo. En el test de conveniencia se califica a la clienta (dependienta de una carnicería) como de “conocimiento financiero avanzado” lo cual resulta “irrisorio e increíble”.

 

Se estima la demanda, ordenando la recíproca restitución de las cosas objeto del contrato y del precio con sus intereses legales desde la compra  de las participaciones preferentes y se imponen las costas al banco.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

 

====

Deja una respuesta