¿Qué es la cláusula Drag-Along o derecho de arrastre?

drag along

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando existe la posibilidad de venta de una empresa, la cláusula Drag-Along o derecho de arrastre puede suponer el éxito o perder la oportunidad de tu vida.

 

 

En unas jornadas sobre Startups realizadas por una de las mejores escuelas de negocios,  el director del fondo de la escuela se lamentaba  por que no pudieron vender una de sus empresas participadas: unos socios minoritarios no querían vender su parte y el comprador quería tener el 100%.  Los socios minoritarios, quisieron exprimir su poder de negociación al máximo y “se cargaron” la operación.   ¿Cómo podemos evitar esto?

 

El ejemplo anterior ocurrió hace ya bastantes años, cuando el desarrollo de startups era incipiente y los pactos de socios todavía apenas se utilizaban.  Hoy en día,  lo habitual es que el caso anterior se evite estableciendo en el pacto de socios una cláusula Drag-Along o derecho de arrastre:

 

Si la mayoría simple de socios acuerdan la venta de la compañía, los minoritarios deberán aceptar la venta.

 

De esta manera se evita la situación anterior.

 

También es habitual, que se proteja a los socios minoritarios el derecho de comprar las participaciones en las mismas condiciones que ofertó el aspirante a comprar el 100% de la empresa.  Si no se colocase este derecho, se podrían dar situaciones abusivas en las que la empresa se vendiese a un comprador del 100% a precios de saldo, para “eliminar” a algún socio minoritario.

 Jurídicamente hablando, este derecho de arrastre se suele articular mediante tres puntos:

 1.- Establecer la cláusula de Drag-Along en el pacto de socios.  Se puede acordar tanto para compras del 100% como para participaciones inferiores, siempre que sea previsible la necesidad de colaboración con  socios minoritarios o que pueda haber una situación de bloqueo indeseable.

  2.- Una opción de compra: El Drag-Along o derecho de arrastre se puede establecer como pacto, pero como existe la posibilidad de que el socio no acceda, se establece un derecho de opción de compra para los socios mayoritarios.  El socio mayoritario puede ejercer su opción de compra a un precio acordado previamente, sobre las participaciones del minoritario. De esta forma o bien el minoritario acompaña al mayoritario, o queda completamente fuera de la operación de venta de la empresa, al ejercer el mayoritario su opción de compra.

 3.- También es posible establecer una cláusula penal para el caso de que se produzca un comportamiento oportunista del socio minoritario: Si se niega a vender, se puede establecer un descuento sobre el precio de compra del nuevo propietario.

 

 Es recomendable tener previstas estas situaciones, mediante un pacto de socios, que facilite la evolución de la empresa evitando problemas.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio