Life insurance and health questionnaire in Albacete

 seguro vida Albacete

 

La Audiencia de Albacete condena a indemnizar por un seguro de vida cuya contratación se impuso para otorgar un préstamo

   Consult your case now

No se le exige al tomador una declaración de todas las circunstancias y patologías por el conocidas. Sino solo respecto de aquellas que sobre las que la aseguradora le pregunta.

D. Ernesto contrató un préstamo hipotecario. Para la concesión del mismo, se le exigió la suscripción de un seguro de vida. Diez años después de la contratación de ambos, fue declarado en situación de inability. La aseguradora se negó al pago de la indemnización pactada. Alegó la ocultación de patologías por D. Ernesto en el cuestionario de salud.

Fact background,,es,Juan Alberto and Paulina filed suit against FTA,,es,Asset Securitization Fund,,es,requesting the declaration of nullity for abusive of the floor and ceiling clauses contained in the novation contract of the mortgage loan of,,es,with the corresponding refund of amounts unduly collected,,es,The Securitization Fund Management Company,,es,Beech,,es,acting on behalf of FTA, he responded to said claim alleging that he lacked passive legitimacy since the entity had no legal personality and that it constituted only a private and open fund and that therefore the passive legitimization corresponded to BBVA as successor of Catalunya Banc that was the Company fund constituent,,es

The 8 March 2004, D. Ernesto concertó un préstamo hipotecario para la adquisición de una vivienda. Al mismo tiempo se le exigió la contratación de un seguro de vida con la entidad Seguros RGA (Grupo Globalcaja). El clausulado del contrato obligaba a la aseguradora a abonar a D. Ernesto la cantidad de 6.000.-€ por invalidez absoluta.

The 25 November 2014 se dictó resolución del Director Provincial. Se declaró a D. Ernesto en situación de incapacidad permanente absoluta.

January, 2015 el asegurado solicitó a la entidad aseguradora el abono de los 6.000.-€ por haberse producido el siniestro asegurado.

The 21 January 2016 se celebró un acto de conciliación entre las partes, with No.. 1694/2015 del Juzgado de Primera Instancia nº1 de Albacete. El mismo finalizó sin avenencia.

The 26 July 2016 D fallecío. Ernesto. his heirs, Ms.. Aurelia y D. Camilo, interpusieron demanda contra la aseguradora.

Primera Instancia

The 3 July 2018 el Juzgado de Primera Instancia nº2 de Albacete, dictó sentencia desestimando la demanda interpuesta por Dña. Aurelia y D. Camilo.

El juzgador de instancia consideró que hubo incumplimiento doloso por parte del tomador del seguro del deber de declaración del riesgo. Estimó procedente la aplicación del art. 10 Law of Insurance Contract (LCS).

Provincial Court

Instance judgment against, los actores interpusieron recurso de apelación. Alegaron error de hecho y de derecho en la valoración de la prueba. Well, la celebración del contrato de seguro fue una condición impuesta e indispensable para la concesión de un préstamo hipotecario.

Añadieron que, entre la fecha de suscripción del préstamo y la resolución de concesión de Incapacidad, habían mediado más de diez años.Si los padecimientos hubiesen sido tan graves, como afirmaba la aseguradora, no hubiera transcurrido tanto tiempo. Also, la aseguradora se había embolsado durante todo ese periodo la correspondiente prima sin la menor objeción. El empleado que se tramitó el préstamo (D. Horacio) conocía al prestatario-asegurado por residir ambos en la misma localidad. Resultaba difícil creer que D. Ernesto ocultó maliciosamente información frente a un paisano y amigo. D. Ernesto firmó una hoja normalizada que era la póliza de seguro. La firmó sin conocer el contenido de la misma, como era habitual según la buena fe entre conocidos.

La sentencia de instancia determinó que “la diabetes mellitus y el hábito de gran fumador del asegurado eran circunstancias preexistentes a la celebración del contrato y, therefore, sobradamente conocidas por él…”. Los apelantes se opusieron. Alegaron que el “hábito de gran fumador” era incierto al momento de suscribir la póliza. Lo de gran fumador fue años después, sin que existiera en los autos prueba alguna en contrario.

Alegaron los recurrentes que, according to art. 10 de la LCS “<<el tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo>> and that el incumplimiento de este deber puede ocasionar graves consecuencias para el beneficiario del seguro, pues puede encontrarse sin derecho al cobro de la prestación contratada…si se produce el siniestro y es en ese momento cuando la compañía advierte la infracción del deber, ya no está obligada al pago de la prestación, as long as logre probar que el tomador actuó con dolo o culpa grave al declarar el riesgo (…) siendo el cuestionario clave en la declaración del riesgo, puesto que si el asegurado niega padecer problemas de salud, la compañía carece de incentivos para costear una prueba médica para comprobar la veracidad de tal declaración, habida cuenta de que el asegurado queda obligado por sus propias palabras (…) esa declaración del asegurado, que puede hacerse de la mejor fe, pero que es eminentemente subjetiva y limitada al conocimiento que tiene el asegurado sobre su propio estado de salud, constituye la base del contrato…”.

Y añadieron que “no es raro que se de el caso de que el cuestionario de salud no sea rellenado por el propio tomador-asegurado, sino por el agente…que interviene en la contratación, quien en ocasiones particularmente negligentes ni siquiera pregunta nada al cliente, sino que se limita a pasarle a la firma un documento cubierto por él en su ordenador. Also, con frecuencia se dedica poco tiempo a pensar las respuestas a las cuestiones planteadas, pese a que silenciar un padecimiento de salud del pasado, incluso remoto, puede tener consecuencias económicas negativas e incluso fatales para el beneficiario del seguro. Este descuido, imputable a ambas partes, parece ser más frecuente cuando el seguro está vinculado a la concesión de préstamos bancarios (…) al pasar a un segundo plano el seguro, la atención suele centrarse en las condiciones del préstamo…”.

No podía afirmarse que existiera una ocultación de datos relevante sobre la salud de D. Ernesto. La póliza con su contenido genérico se le presentó a la firma por el empleado de la mercantil. D. Ernesto era persona lega en la materia, al ser su profesión de vendedor ambulante. Also, solo le interesaba el préstamo hipotecario para comprar su vivienda.

The 26 April 2019, the Audiencia Provincial de Albacete, section 1, He gave judgment No.. 187/2019.  

Hearing determined no parecía evidente que el asegurado actuase de mala fe y dolosamente ocultando padecimientos graves para cobrar el importe asegurado. Neither, que las omisiones en la declaración de salud influyeran de manera relevante en el riesgo. No podía estimarse que “la ocultación o no declaración de determinados datos permita a la aseguradora liberarse de la obligación de abonar la indemnización pactada en caso de fallecimiento o Incapacidad Permanente Absoluta”.

The Court concluded that, la obligación de declaración del tomador del seguro no se refería a cualquier circunstancia. “Sino solo a aquellas que puedan influir en la valoración del riesgo sin que la posterior aparición o descubrimiento en el asegurado de una enfermedad con resultado letal o que ocasione a medio o largo plazo la Incapacidad Permanente Absoluta, pueda considerarse como circunstancia que agrava el riesgo asegurado…”.

La celebración del contrato de seguro fue impuesta a D. Ernesto como condición indispensable para concederle un préstamo hipotecario. Fue concertada la póliza a través de D. Horacio (empleado) que conocía al prestatario-asegurado. El prestatario-asegurado era lego en la materia y solo le interesaba el préstamo para poder comprar su vivienda.

Afirmó la Audiencia que resultaba difícil creer que si los padecimientos, que se dicen ocultados, eran tan evidentes, pasaran inadvertidos para el agente. Also, habrían llevado a una incapacidad poco tiempo después de concertar el seguro y no transcurridos más de diez años.

So, concluyó que era de aplicación el art. 89 LCS por el que “…Sin embargo, el asegurador no podrá impugnar el contrato una vez transcurrido el plazo de un año, a contar desde la fecha de su conclusión, a no ser que las partes hayan fijado un término más breve en la póliza y, in any case, salvo que el tomador del seguro haya actuado con dolo…”.

Therefore, sentenció la Audiencia que debía estimarse la demanda, condenando a la aseguradora a abonar el capital pactado de 6.000 euros.

No procedía la imposición de los intereses del art. 20 LCS. Well, se había discutido mediante procedimiento judicial la improcedencia o no de la indemnización reclamada.

Conclusion

La obligación del tomador del seguro de declarar, en el cuestionario de salud, circunstancias y patologías, no es absoluta. Solo se exige sobre las preguntas que se le formulan.

Consult your case now

Leave a Reply

Language


Set as default language
 Edit Translation


Subscribe to receive a book PDF


Just for signing up receive via email the link to download the book "How to change lawyers" en format digital.
Sign up here

Sígueme en Twitter



Subscribe me

* This field is required