¿Puedo comprar una empresa en liquidación concursal?

compraventa empresa en concurso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En ocasiones una empresa no tiene viabilidad por si sola, pero puede ser interesante integrada en otra empresa o grupo: ¿Se puede comprar  una empresa en liquidación concursal?

 

La ley concursal da prioridad a esta forma de liquidación por que favorece  la continuidad de la empresa  y puede facilitar conseguir un valor en venta mayor del que se conseguiría “desguazando” la empresa, con lo que también se benefician los acreedores.

 

En cuanto a la regulación, hay algunas normas aplicables en los artículos 148 y 149 de la Ley Concursal, pero insuficientes. Habrá que estar al plan de liquidación, cuya aprobación corresponde al juez del concurso.

 

El comprador de la empresa puede conseguir pagar un precio inferior al que tendría la empresa si no estuviera en concurso. Si la empresa está en marcha, obtendrá por una parte unos activos y por otra, unos intangibles que encajados en una organización mayor, pueden generar mucho valor.

 

En ocasiones, los compradores de la empresa pueden ser trabajadores de la propia empresa, que creen en el futuro de la misma y que conocen muy bien las posibilidades de la misma.

 

En la mayoría de las ocasiones en que se producen operaciones de este tipo, el comprador es otra empresa del mismo sector.

 

La administración concursal debe presentar su plan de liquidación, y con la aprobación del juez, sería la encargada de la venta de la empresa.

 

En el plan de liquidación, la administración concursal determinará si la liquidación se realiza globalmente o por partes, y el sistema de venta: Se puede hacer mediante subasta judicial o notarial, venta directa a la mejor oferta por encima de unos mínimos o combinación de los sistemas anteriores.

 

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es el siguiente: El auto del Juez en el que se aprueba la venta de la empresa acordará la cancelación de todas las cargas anteriores al concurso constituidas a favor de créditos concursales que no tengan privilegio especial conforme al artículo 90 de la Ley Concursal (art. 149.3 LC).

 

La compra de la empresa comprenderá salvo indicación expresa al contrario, bienes intangibles como concesiones, licencias, marcas y derechos de crédito frente a terceros.  Por ello, puede ser muy interesante su compra para otra empresa.

Sin embargo, no se considera un  caso de sucesión de empresa, por lo que no se transmiten al comprador los contratos, salvo indicación expresa en contrario.

A efectos laborales, sí se considera que hay sucesión de la empresa y el comprador asume las deudas laborales previas y la obligación de continuar con los contratos de trabajo (art. 149.2 Ley Concursal). Pero estas obligaciones, pueden ser excluidas por la administración concursal en su plan de liquidación.

 

Existen  oportunidades de compra de empresas con activos valiosos pero en situación concursal. Hay muchas compañías principalmente extranjeras que están buscando oportunidades en España. La compra de una empresa en concurso puede ser muy interesante para todos los agentes implicados, pues cuando la empresa se intenta vender a trozos, el total obtenido suele ser muy inferior, con lo que todos pierden.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Vote al Blog de Burguera Abogados  para los Premios Bitácoras 2013,  pinchando aquí.

 ====

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio