Confirmada la nulidad de un Swap en Oviedo

swap

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Audiencia Provincial de Oviedo, ha confirmado la nulidad de un swap contratado por una sociedad limitada con el BBVA en sentencia de 24 de abril de 2014.

 

La empresa, una sociedad limitada dedicada a las pinturas, firmó en agosto de 2008 un contrato de permuta financiera o swap, denominado “Stockpyme I bonificado” con el BBVA.

Ante los perjuicios sufridos por las liquidaciones negativas y la falta de un acuerdo amistoso,  demandan el banco y el juzgado de primera instancia estima las pretensiones de la empresa, declarando la nulidad del contrato Swap y ordenando la recíproca restitución de prestaciones, con condena en costas al banco.

El banco recurre ante la Audiencia Provincial.

La Audiencia dice que se trata de un producto complejo, aleatorio y de riesgo. “La comercialización de este producto bancario, por su complejidad y aleatoriedad, así como por la dificultad de su mecánica operativa obliga a la entidad bancaria a observar un especial deber de información”.

Tras repasar la normativa aplicable (Ley del Mercado de Valores, Ley 47/2007 y R.D.217/2008), la Audiencia entra a analizar los motivos del recurso del banco.  Este, cuestiona el error del demandante, por que al tiempo de la firma, había concertado otros similares con otro banco y con posterioridad, celebra otros análogos.

La Audiencia desestima el recurso, porque aunque efectivamente, el demandante había concertado con otro banco contratos de similar naturaleza en los años 2006, 2007 y 2008, el representante de la empresa adolecía al momento de suscribirlos del mismo desconocimiento e ignorancia que tenía cuando firma el enjuiciado. Dada la proximidad cronológica, se considera creíble dicha afirmación.  Además, cuando empezó a sufrir los perjuicios de dichos contratos, llegó a un acuerdo amistoso con el Banco de Sabadell para cancelarlos, cosa que no fue posible con el BBVA.

Además, añade la Audiencia, que en cualquier caso, el banco no quedaba exonerado de su obligación de informar al cliente de forma clara y suficiente, sobre su contrato de permuta financiera o swap.

No se explicaron ejemplos gráficos sobre los distintos escenarios de evolución del tipo.  Y la estructura del swap era claramente desequilibrada a favor del banco. Se presentó a la empresa el swap con una perspectiva exclusivamente positiva como “cobertura”, “protección” y “salvaguarda” frente al incremento de los tipos de interés, omitiendo el aspecto negativo en caso de bajada del Euribor. Y esta información parcial provocó la existencia del error que vicia el consentimiento.

En definitiva,  se desestima el recurso, confirmando la nulidad del swap y se condena al banco al pago de las costas.

  

 Consulte su caso ahora

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio