¿Es posible ceder un contrato?

CESION DE CONTRATOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Que requisitos se necesitan para poder realizar la cesión de un contrato? ¿Podría vender mi contrato?

La cesión de contratos es un tema que no viene expresamente regulado en el código civil pero que se plantea con cierta frecuencia.  El Código Civil regula la cesión de créditos pero no hace referencia a la cesión de contratos “completos”.  La cesión de contratos es perfectamente legal y se admite por doctrina y jurisprudencia. Pero hay aspectos que la diferencian de la cesión de créditos por lo que es necesario hacer el planteamiento jurídico adecuado.

La cesión de contrato consiste en la transmisión íntegra del conjunto de derechos y obligaciones que una parte tiene en un determinado contrato, de manera que salvo el cambio en el sujeto, el resto de pactos y condiciones se transmiten sin cambios.  La cesión del contrato comprende no sólamente los derechos y obligaciones sino también el resto de efectos jurídicos como los derechos a modificar o extinguir un contrato  y a interponer las acciones que correspondiesen al cedente.

Antes de entrar los requisitos de la cesión de contratos, es importante hacer referencia a la regulación de la figura por leyes especiales: En determinados casos como en el ámbito laboral, en los arrendamientos tanto rústicos como urbanos o en la contratación pública, existe una regulación específica para el tema, que sería la aplicable.   Fuera de los casos en los que las leyes especiales establecen una normativa expresa, las partes pueden acordar la cesión de su contrato.

El fundamento jurídico para  poder realizar una cesión de contrato es la libertad de pactos y la autonomía privada de las partes, consagrada en el artículo 1.255 del Código Civil.

La Jurisprudencia, recoge la figura de la cesión de contrato en numerosas sentencias. Destaca la Sentencia del Tribunal Supremo de  26 de noviembre de 1982, de 29 de junio de 2006 y muy recientemente la de 13 de octubre de 2014. En ésta última se diferencia la cesión de créditos de la cesión de contratos: En la cesión de créditos  se transmite exclusivamente la titularidad por el anterior al nuevo acreedor:  Solamente intervienen  el cedente y el cesionario y el deudor cedido no es parte en el negocio de cesión y no tiene que  dar su consentimiento para que se produzca.

En la cesión de contratos:

“” implica la transmisión de la relación contractual en su integridad, admitida en el ordenamiento a través de la doctrina jurisprudencial, que sin afectar a la vida y virtualidad del contrato que continúa en vigor, mantiene sus derechos y obligaciones con los que son continuadores de los contratantes ( sentencia de 4 de abril de 1990 ) y la primitiva relación contractual se amplía a un tercero, pasando al cesionario sus efectos ( sentencia de 4 de febrero de 1993). Su esencia es, pues, la sustitución de uno de los sujetos del contrato y la permanencia objetiva de la relación contractual ( sentencias de 19 de septiembre de 1998 ) y 27 de noviembre de 1998 ); por lo cual, es evidente que requiere el consentimiento del contratante cedido; es, pues, necesaria la conjunción de tres voluntades contractuales (que destaca la sentencia de 5 de marzo de 1994 ).””

Por tanto, es imprescindible para la cesión de contratos, que exista un acuerdo de tres voluntades, cedente, cesionario y contratante cedido.

 El contratante cedido no está obligado a consentir la cesión: .  Si el cedente intentase una cesión sin la aceptación por el contratante cedido,  la cesión sería nula por falta de consentimiento en virtud de los dispuesto den los artículos 1.256, 1.091 y 1.258 del Código Civil.

Por ello, será necesaria una de las siguientes posibilidades:

  • La aceptación en el contrato en previsión de una futura cesión de contrato.
  • Un acuerdo posterior.

En el caso de los contratos “intuitu personae”  o personalísimos, la consideración de la persona concreta es elemento fundamental de la relación. En este tipo de vínculos, el error en la persona invalida el contrato (1.262 C.Civil), el pago no puede ser hecho por un tercero (art. 1.161 C.Civil) y en contrato no es transmisible ni siquiera mortis causa.  En estas situaciones, es evidente que el contratante que quiere ser cedido no va a consentir  el cambio de la otra parte, y sin su consentimiento, no hay cesión de contrato válida.

A modo de conclusión (y salvo normativas especiales aplicables a determinados ámbitos), existe la posibilidad de realizar la cesión de un contrato.  Podría incluso vender su contrato.  Pero a diferencia de la cesión de créditos (que no necesita la aceptación del deudor cedido) para ceder un contrato es imprescindible  el consentimiento del contratante cedido.  Este consentimiento puede ser realizado a la firma del contrato, o en un momento posterior.   Es muy posible que las circunstancias no sean las mismas al momento de la firma que más tarde.  Si se dirige al otro contratante pidiéndole que le acepte una cesión del contrato probablemente le pedirá una contrapartida.  Por ello es conveniente que en la redacción del contrato prevea la posibilidad de la cesión del contrato, y si a usted le puede interesar, que a la firma del mismo  la posibilidad de cesión del contrato quede expresamente aceptada por la otra parte.

    Consulte su caso ahora 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio