Contrato de Permuta: Ventajas e inconvenientes

Contrato de permuta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Realmente es interesante firmar un contrato de permuta en lugar de una compraventa? ¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Frecuentemente se plantea la posibilidad de realizar una permuta de bienes (inmuebles, viviendas, coches) con la esperanza de que se pueda producir un ahorro.  Se asocia la idea el no uso de dinero con la de economizar.  ¿Es esto realmente cierto?

El contrato de permuta, permite el intercambio de bienes, normalmente sin desembolso alguno. Es el contrato mediante el cual cada una de las partes se obliga a dar una cosa para recibir otra (art. 1.539 C.Civil). En ocasiones se admite el pago de una parte en metálico, pero en para calificarlos como compraventa o como contrato de permuta, se debe estar a la intención manifiesta de los contratantes, como indica el artículo 1.446 del Código Civil: por ello es importante que en la redacción del contrato se manifieste claramente si se trata de una permuta.  A falta de indicación expresa, se considera permuta si el valor de la cosa es superior al de la parte que se paga en dinero y viceversa para  compraventa.

Mediante el contrato de permuta, las partes se obligan a:

  • Transferir la propiedad de los objetos.
  • Entregar los mismos.
  • Garantizar la posesión pacífica y responder de los vicios ocultos y en caso de evicción.
  • Pagar los gastos e impuestos correspondientes.

Son muy frecuentes las permutas de solar por pisos con multitud de variantes.

Consideraciones fiscales

Vamos a ver la cuestión fiscal sobre el frecuente caso del contrato de permuta de un solar por pisos.

En cuanto al IVA, se producen dos entregas de bienes. Si ambos son sujetos pasivos (empresarios), ambos tendrán que declarar el IVA correspondiente a cada hecho imponible.

Si uno de ellos es un particular, la entrega de éste será hecho imponible para el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Y el momento del devengo, es el de la entrega del solar: no se puede posponer a la entrega real de la  contraprestación.  El mismo día en que se escriture el contrato de permuta nace la obligación de pagar tanto el ITP como el IVA.

Además hay que tener en cuenta el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos Urbanos.

Para otros tipos de bienes, se deben pagar exactamente los mismos impuestos que si se produjesen dos ventas por separado.

Contrato de permuta de viviendas

En ocasiones las permutas se realizan sobre viviendas y entre particulares. En el caso de que alguna de ellas esté hipotecada, es posible que los contratantes se subroguen en la hipoteca de la vivienda que van a recibir en el intercambio.  En estas situaciones, es importante que se realicen bien los cálculos para evitar desequilibrios. Y será necesaria la intervención de la entidad financiera.

Cautelas básicas

Es muy recomendable que se compruebe en el Registro de la Propiedad la titularidad real de la vivienda que nos van a entregar, sus características y la existencia de cargas.  Además conviene comprobar que la otra parte ha pagado el impuesto sobre bienes inmuebles, solicitándole el correspondiente recibo y que  está al corriente del pago de las cuotas de la comunidad de propietarios, consultando al administrador de la finca.

Conclusión

Con un contrato de permuta, no hay ahorros fiscales pues ambas entregas de bienes deben cumplir escrupulosamente con el pago de los mismos impuestos que si se realizasen dos compraventas.

Sin embargo, la permuta nació con la Humanidad, antes incluso que el dinero. Con la falta de liquidez de los mercados, la permuta puede ser una herramienta de utilidad.  La mayor dificultad puede ser encontrar su “media naranja”: conseguir el encaje entre dos personas para una permuta satisfactoria para ambas. Sin embargo, este problema se ha mejorado con la aparición de varias webs especializadas que proporcionan este servicio.

En cualquier caso, es recomendable que busque asesoramiento experto.

  Consulte su caso ahora

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio