Categorías
Civil Tutela

¿Cómo nombrar tutor?

tutela

 

En los casos de menores o incapacitados, existe la posibilidad de nombrar tutor por los padres en testamento. Pero también es posible que una persona designe a su propio tutor en previsión de que en el futuro, pueda ser incapacitada.

Designación por los padres

Los padres, pueden mediante testamento (u otro documento público notarial) designar al tutor y establecer el sistema de fiscalización de la tutela (art. 223 del Código Civil). Es lo que se denomina tutela testamentaria. En cualquier caso, es necesaria la intervención judicial y su inscripción en el Registro Civil para que el nombramiento sea eficaz y tenga validez.
El Juez y el Fiscal pueden actuar de oficio para constituir la tutela y cualquier persona que tenga conocimiento del hecho determinante de la tutela, lo puede poner en conocimiento del Juzgado o del Fiscal.
En el caso de que el tutor haya sido nombrado por los padres en testamento, el juez, salvo excepción motivada, confirmará esta designación (art. 224 C.C.).
Además de designar tutor, los padres pueden establecer la manera de fiscalizar la tutela, la remuneración del tutor y cualquier otra disposición que consideren oportuna con relación a la persona y los bienes del tutelado.
Es decir, los padres pueden designar al tutor pero su nombramiento lo hace el Juez.
Existe la posibilidad de nombrar varios tutores (artículos 236 y 237 del C.Civil). En ese caso, la actuación se debe llevar a cabo por unanimidad y a falta de esta, por decisión de la mayoría de los tutores. Y en caso de discrepancia o inoperatividad, el juez decide, pudiendo incluso cambiarlos completamente.
El Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil prevén una serie de garantías para asegurar el correcto funcionamiento de la tutela: Existe la posibilidad de establecer una fianza en los términos que indique el Juez. Se debe realizar inventario de los bienes del tutelado y se puede ordenar por el Juez el depósito de dinero, alhajas objetos preciosos o valores mobiliarios en un establecimiento designado al efecto.

Autotutela

Una persona plenamente capaz, puede mediante documento notarial, designar a quien prefiere que sea designado como tutor para el caso de que en el futuro sea declarado incapaz. Es un caso que se da sobre todo en situaciones de enfermedad en las que se prevé que con el transcurso del tiempo, el otorgante pueda resultar incapacitado. Al igual que en el caso anterior, en dicho documento notarial se pueden indicar las normas para el ejercicio de dicha tutela como remuneración, facultades del tutor o fiscalización y limitaciones del mismo.

¿Se puede cambiar al tutor?

Existe la posibilidad de que el tutor sea removido por mandato judicial, a instancia de persona interesada o de oficio, con intervención del Fiscal y previa audiencia de tutor y tutelado.
Las causas de remoción son la inhabilitación del tutor, el deficiente desempeño del cargo, el incumplimiento de sus deberes o la notoria ineptitud para el ejercicio de los mismos y la existencia de problemas graves de convivencia entre pupilo y tutor.

Por último, tanto durante el desarrollo de la tutela como al cesar en sus funciones, el tutor debe rendir cuentas al Juez.

Consulte su caso ahora 

 

Deja una respuesta