Confirmada la nulidad de un Swap del BBVA en Madrid

swap

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la nulidad de un Swap suscrito por una pyme con el BBVA en sentencia de 25 de abril de 2014.

La sociedad limitada,  había suscrito un préstamo hipotecario por 270.000 euros en marzo de 2009.  A partir de abril de 2009, la empresa empezó a recibir cargos que oscilaban entre los 280 y los 500 euros al mes, además de las correspondientes cuotas de amortización del préstamo, como consecuencia del contrato de permuta financiera o swap, que había formalizado a la vez que el préstamo hipotecario.  Hasta el momento de la interposición de la demanda, había abonado un total de 16.010 euros por el Swap.

Ante la imposibilidad de una solución amistosa, reclama ente el Juzgado de Primera Instancia, el cual, en sentencia de  26 de noviembre de 2012, estima la demanda, declara la nulidad del contrato de permuta financiera, y condena al banco a pagar los 16.010 euros, más las cantidades devengadas con posterioridad y las costas.

El banco apela ante la Audiencia Provincial de Madrid alegando error en la valoración de la prueba, por que según el banco, la actora  contaba con suficiente experiencia como para entender el contrato y recibió suficientes explicaciones e información sobre el contrato. Por ello, no puede  decirse que prestó su consentimiento por error.

Para la Audiencia, los contratos de permuta financiera o Swaps son contratos atípicos, derivados y la difícil comprensión de alguna de sus cláusulas, así como los riesgos que comportan, hacen que la perfección de los mismos esté sujeta a un específico deber de información por parte de la entidad financiera que abarca no solo el contenido del mismo contrato, sino la idoneidad del cliente para suscribirlo.  La Ley 26/1988 de Disciplina en Intervención de las Entidades de Crédito exige que los contratos se formalicen por escrito en su artículo 48.  La LMV exige un específico deber de información debiendo ser clara, correcta, precisa, suficiente y entregada con antelación suficiente.  El art. 79 bis regula los deberes de información al cliente no profesional. Además, hay que tener en cuenta lo establecido por el RD 217/2008, que detalla los requisitos de los test de conveniencia e idoneidad.

El contrato de permuta financiera o Swap, no puede ser suscrito telefónicamente por que conculca lo dispuesto en el artículo 48 de la ley 26/1988. Y a pesar de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en su memoria del Servicio de Reclamaciones y Consultas del año 2010 reconozca la validez de las contrataciones telefónicas, no puede contravenir la de superior rango, como es la citada Ley Disciplinaria, ni la ley 24/1988 del Mercado de Valores, todo ello agravado en el presente caso concreto en el que el documento de confirmación posterior del swap nunca fue firmado.

Por otro lado, aunque la actora sea empresa, no comporta en modo alguno que sea una experta financiera  y más cuando no fue sometida a los obligados test de conveniencia o idoneidad.

No existe prueba alguna de información precontractual sobre el swap. No se aportan ni los tests, ni documentos en los que se expresen los distintos escenarios que se podían haber dado.  Y la carga de la prueba de la información recae sobre el banco por lo dispuesto en el artículo 217 de la LEC.

La  remisión con posterioridad a la firma del préstamo de la documentación,  no da por cumplido el requisito de proporcionar la información previa.

En conclusión, no se proporcionó la suficiente información y se incurrió en un error esencial y sustancial que invalida el consentimiento.

Se desestima el recurso del banco, se confirma la sentencia que declara la nulidad del contrato de permuta financiera o Swap, y se condena en costas al banco.

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio