Declarado nulo un Swap del BBVA

swap bbva

swap

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Audiencia Provincial de las Palmas de Gran Canarias ha declarado nulo un swap contratado con el BBVA por una PYME en sentencia de 27 de marzo de 2014.

 

El banco había ofrecido el swap a la empresa, como un seguro que le protegería sin coste alguno de las subidas de los tipos de interés. La empresa había suscrito un préstamo hipotecario.  Alega la empresa que la información no correspondía con el producto realmente contratado, que no se trataba de un seguro sino de un producto financiero especulativo y complejo, con alto riesgo, sin que se realizase test de conveniencia ni de idoneidad, y que su perfil era conservador.

El Juzgado de Primera Instancia había desestimado la demanda de la empresa, absolviendo al banco, considerando que no había error en el consentimiento de la contratación de la permuta financiera de tipos de interés (swap) contratada con el banco.

Se trataba de una sociedad limitada laboral, dedicada a la venta de artículos de regalo y ferretería. Ésta recurre ante la Audiencia Provincial.

La Audiencia Provincial, recoge la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 30 de mayo de 2013  para afirmar que el swap es un producto derivado y complejo y que se considera como recomendación cuando se le presenta el contrato “en su calidad de inversor” o “como conveniente para el cliente” o que “se base en una consideración de sus circunstancias personales” y que no esté divulgada exclusivamente a través de canales de distribución o destinada al publico un servicio de asesoramiento en materia de inversión”.

En esta línea de argumentos, reproduce su propia sentencia de 7 de junio de 2013. En esta sentencia se rechaza la interpretación de que los swaps queden fuera de las obligaciones impuestas por la normativa MIFID pues vulnera las normas para la protección del inversor de la Unión Europea, por mucho que la CNMV y el Banco de España intentasen apoyar esta tesis en su nota conjunta de 20 de abril de 2010, pues sus comunicados carecen completamente de valor normativo.  La sentencia del TJUE de 30 de mayo de 2013 deja claro que los swaps están sometidos a la regulación en interés de protección de los inversores.  La excepción prevista en el artículo 19 apartado 9 de la Directiva 2004/39 se debe interpretar de manera estricta y está exclusivamente prevista para los casos en que “formaba parte intrínseca de un producto financiero” en el momento en que se cumplieron las exigencias para dicho producto.

Se razona la consideración de que hubo asesoramiento,  y a continuación, apoyándose en la Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de enero de 2014, analiza la relevancia de la ausencia del test de idoneidad para llegar a la conclusión de que en el caso hubo error en el consentimiento.  La falta de información “lleva a presumir en el cliente la falta de conocimiento suficiente sobre el producto contratado y sus riesgos asociados que vicia el consentimiento” y “por eso la ausencia del test no determina por sí la existencia del error vicio, pero sí permite presumirlo”.

En resumen, se estima el recurso, y se declara la nulidad del contrato Swap por error en el consentimiento y por infracción de normas imperativas, imponiendo las costas de la primera instancia al banco.

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio