Categorías
Crowdfunding y Crowdlending

¿El “crowdfunding” se va a acabar?

crowdfunding

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado viernes 28 de febrero el Consejo de Ministros aprobó una propuesta para regular el “crowdfunding”.

 

 

Como ocurre con frecuencia, el intento de regulación del «crowdfunding»  puede acabar con un sistema de financiación que carecía de regulación y que tenía una gran flexibilidad. Pero por otra parte, la ausencia de marco legal podía dar lugar a abusos. 

 

¿Qué es el “Crowdfunding?

 

En terminología del proyecto del gobierno, son las “plataformas de financiación participativa”: A través de una plataforma en Internet, se busca financiación para proyectos de diversos tipos, tanto culturales, de investigación, empresariales y otros.

Hasta el momento, esta actividad no tenía ningún tipo de regulación.

 

Sin embargo, solamente en España, podemos encontrar ya alrededor de un centenar de plataformas de crowdfunding y de crowdlending (préstamos a empresas sin intermediación de entidades financieras).

 

Según la Red Europea de Crowfunding, estas plataformas se pueden clasificar en tres tipos: Las que se dedican a dar préstamos (en competencia con las entidades financieras), las que se dedican a financiar capital para emprendedores y startups, y las de donaciones o recompensas (como por ejemplo para financiar la salida de un disco).

 

El gobierno en su proyecto, limita la financiación a un millón de euros por proyecto y  a 3.000 euros de aportación por cada inversor.

 

Al tratarse en muchos casos, no solamente de “aportaciones desinteresadas” sino de verdaderas inversiones, se considera que debe intervenir la Comisión Nacional del Mercado de Valores, como mecanismo de protección.

 

En el proyecto, se excluye a los casos en los que se trate de:

a)    Una donación (ojo: no está excluida de las obligaciones fiscales).

b)    Una compraventa, aunque la entrega sea futura.

c)     Préstamo sin intereses (aquí también habrá obligaciones con el fisco).

 

Por si quedaba alguna duda de por donde va el sentido de este proyecto de regulación me permito copiar literalmente el artículo 48:

 

Artículo 48. Prohibiciones.

1. Las Plataformas de Financiación Participativa no podrán ejercer las actividades reservadas a las empresas de servicios de inversión, a las entidades de crédito, a las entidades de pago, entidades de dinero electrónico ni ninguna otra actividad para la que sea necesaria autorización sin contar con la misma.

2. En relación con las operaciones de financiación participativa basadas en préstamos, las Plataformas de Financiación Participativa no podrán asesorar a los inversores, conceder créditos o préstamos a los mismos, ni asegurar la captación de los fondos.

3. Las Plataformas de Financiación Participativa no podrán publicitar ni realizar comunicaciones de carácter comercial sobre proyectos concretos de financiación participativa que publiquen en la página web.

4. Las Plataformas de Financiación Participativa no podrán tarifar a los promotores en base al éxito de la captación de fondos.

 

Es decir, no pueden realizar ninguna actividad que compita con las entidades financieras.

 

Con esta amplitud de prohibiciones, ¿el “crowdfunding” se va a acabar?

 Consúltenos su caso pulsando aquí. 

 

Deja una respuesta