La Audiencia Provincial de Madrid declara nulo otro Clip Bankinter

 

swap clip bankinter

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un clip Bankinter contratado por una “S.A.”  ha sido declarado nulo por la Audiencia Provincial de Madrid en sentencia de 21 de marzo de 2014.

 

Una sociedad anónima había suscrito un “Clip Bankinter 07” que le había generado importantes pérdidas.   Reclama ante el Juzgado de Primera Instancia y se desestima la demanda. Éste consideró que no había error como vicio en el consentimiento y que la información suministrada era suficiente. La empresa apela ante la Audiencia Provincial.

El tribunal de la apelación considera que en el contrato suscrito “se contienen términos ciertamente confusos y dudosos en cuanto a su significado” y   habla de reducir el riesgo de variación del tipo de interés lo cual es contradictorio con la posibilidad de liquidaciones negativas “y evidentemente induce a confusión”.

Además, el producto se ofreció como una especie de “seguro” o producto similar, sin coste para el cliente y la prueba pericial aportada por la actora destaca contundentemente el desequilibrio entre las partes.

En cuanto al perfil del demandante, indica la Audiencia que “si bien es una persona jurídica, no se dedica habitualmente al desarrollo de operaciones financieras ni complejas” siendo su calificación la de minorista. Este perfil no inversor ni financiero, exige por tanto un mayor detalle y precisión en la información que se le suministra, así como su constatación formal.

Por lo que se refiere al error, citando la STS de 21  de noviembre de 2012, dice que “hay error vicio cuando la voluntad del contratante se forma a partir de una creencia inexacta. Es decir, cuando la representación mental que sirve de presupuesto para la realización del contrato es equivocada o errónea”.  Y en la STS de 20 de enero de 2014, se reitera que el error se produce “cuando la voluntad del contratante se forma a partir de una creencia inexacta”. Además el error  ha de recaer sobre el objeto del contrato y debe ser esencial y excusable.

En este caso, el error afecta al objeto del contrato, como son los riesgos asociados a la contratación del swap.  “El hecho de que no resulte de aplicación la normativa MIFID no supone que no exista la obligación de la entidad financiera que comercializa productos complejos, como el swap contratado, del deber de suministrar al cliente minorista una información comprensible y adecuada de tales instrumentos (o productos) financieros, que necesariamente ha de incluir, como luego vino a establecer la normativa correspondiente, “orientaciones y advertencias sobre los riesgos asociados a tales instrumentos”.

En definitiva, se estima el recurso de la empresa, se revoca la sentencia de la primera instancia y se declara la nulidad del contrato de “Gestión de Riesgos financieros, Clip Bankinter 07” con restitución de prestaciones, y se condena al pago de las costas de la primera instancia al banco.

 Consúltenos su caso pulsando aquí.

 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio