Categorías
Bancario swaps Swaps

Swaps: Banco Popular condenado en Valencia

abogado swap valencia

 

 

 

 

 

 

 

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Catarroja ha declarado nulos dos contratos de permuta financiera (Swaps) firmados con el Banco Popular y le ha condenado en costas, en sentencia de 20 de junio de 2013.

 

Un taxista de Catarroja, firma el 17  y el 30 de mayo de 2007 dos contratos de permuta financiera (Swaps) con el Banco Popular para protegerse de las variaciones de los tipos de interés, con relación a dos préstamos hipotecarios que tenía con el banco. El demandante solicita la nulidad de los contratos por error en el consentimiento por que desconocía lo que estaba contratando. También alega como motivos de nulidad la falta de cumplimiento de la normativa específica aplicable y la falta de diligencia debida por el banco.

 

El banco dice que la acción ha caducado y sostiene la validez de los contratos por que estaban claramente redactados y se había cumplido con todas las obligaciones que eran exigibles.

El magistrado, en primer lugar rechaza la alegación de la caducidad, por que se debe medir a partir de la consumación del contrato, y no desde la perfección. En este sentido, trae a colación la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia sección 9ª de 16 de julio de 2012.

 

A continuación, se analiza la legislación aplicable: Apoyándose de nuevo en una sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia sección 9ª, en este caso de 5 de diciembre de 2012, indica que se debe aplicar la Ley del Mercado de Valores (en su versión anterior a la reforma operada en diciembre de 2007 por la Ley 47/2007).  En su artículo 79 se obliga a la entidad de crédito a “comportarse con la diligencia y transparencia en interés de su cliente” y “mantener al cliente oportunamente informado”. Y el artículo 4 del Anexo del RD 629/1993 exige a las entidades solicitar de sus clientes la información necesaria para su correcta identificación, así como información sobre su situación financiera, experiencia inversora y objetivos de inversión. Y en su artículo 5 obliga a prestar al cliente toda la información relevante, que debe ser “clara, correcta, precisa, suficiente y entregada a tiempo para evitar su incorrecta interpretación y haciendo hincapié en los riesgos que cada operación conlleva y muy especialmente en los productos financieros de alto riesgo de forma que el cliente conozca con precisión los efectos de la operación que contrata”.

 

Tras revisar el concepto de contrato de permuta financiera  (Swap) y las declaraciones en la vista, se llega a la conclusión de que se trata de un producto especulativo, que no encaja con lo que quería el demandante cuando buscó asesoramiento y consejo de su entidad bancaria.  No consta ningún documento informativo sobre los riesgos de la operación y el funcionamiento del negocio. No se demostró que se hubieran ofertado otros productos para cubrir el riesgo.

Además, las hipotecas con la que se relacionan estos Swaps, tenían cláusula de suelo: de esta manera, si el Euribor bajaba, el cliente se veía perjudicado doblemente: no se beneficiaba del descenso, y además tenía que pagar una liquidación por el contrato de permuta, favorable al banco.

Todo ello lleva a la conclusión de que el producto no era conveniente para el cliente y que el actor no supo lo que realmente firmaba.

Por todo ello se estima la demanda, se declaran nulos los contratos por error esencial en el consentimiento y se condena en costas al banco.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

 

====

Deja una respuesta