Swaps de Santander declarados nulos en Pamplona

Swap  Santander

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Pamplona ha declarado la nulidad de los swaps contratados por una pyme en sentencia de 28 de enero de 2014.

 

El demandante es una Sociedad Limitada, dedicada al desguace de vehículos.  En el año 2005 suscribe con el Banco Santander un contrato marco de operaciones financieras (CMOF) y a continuación se suscribieron 4 swaps  que produjeron unas pérdidas considerables al cliente.  Tras ver que las quejas al banco no producían efecto, se interpone una demanda  solicitando la nulidad radical y subsidiariamente la anulabilidad por error en el consentimiento.

El banco, alega en primer lugar caducidad de la acción de anulabilidad. La demanda se promueve el 21.11.2012 y los contratos de permuta financiera se habían extinguido en fechas anteriores a 30 de mayo de 2008.

Para el Juez, aunque se hayan ido realizando contratos y sustituyéndose unos por otros, el contrato es único por que son las mismas partes, el mismo nocional y la misma finalidad de cobertura, cambiándose solamente algunos de sus elementos lo cual implica una novación modificativa y no extintiva. El último swap se consuma el 2 de junio de 2012 por lo tanto, la acción no ha caducado.

El Juez rechaza la nulidad radical por falta de alguno de sus elementos esenciales del contrato y por violación de normas imperativas del artículo 6.3 del C.Civil.

En cuanto a la anulabilidad, el cliente sostiene que no recibió una información clara y veraz del producto, ni los riesgos de una bajada de los tipos, ni la cancelación anticipada, que el banco sabía que los tipos iban a bajar, y que hay un desequilibrio entre las partes.

El banco rechaza todos estos argumentos.

A la vista de la prueba practicada, el Juez concluye que el actor deseaba cubrirse el riesgo de subida de tipos de interés.  El Juez considera como cuestión más importante, examinar el conjunto de préstamo y swap para constatar si los swaps permitieron al cliente conseguir su finalidad de cobertura, con arreglo al endeudamiento que tenía.

De esta manera, y dejando a un lado los otros argumentos jurídicos, el Juez hace un cálculo para ver la medida en que el swap ha cubierto la finalidad que buscaba el cliente: Llega a la conclusión de que el swap le ha costado al cliente 54.618 euros de más y  condena al banco a pagar esta cantidad.

Llama la atención de esta sentencia este cálculo o razonamiento, sobre la base jurídica de no ajuste a la finalidad buscada por los contratantes, tocando muy poco el resto de argumentos esgrimidos por el actor, que son los habituales en este tipo de casos.

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio