Confirmada la nulidad de un clip Bankinter en Valencia

bankinter swap

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la nulidad de un clip Bankinter que fue suscrito por una sociedad limitada en sentencia de 27 de septiembre de 2013.

En octubre de 2008 una sociedad limitada suscribe un clip Bankinter Extra. A la vista de las liquidaciones negativas que se produjeron, reclama ante el Juzgado de Primera Instancia  que estima la demanda y declara nulo el contrato de gestión de riesgos financieros ordenando la restitución de prestaciones.

El banco apela ante la Audiencia Provincial alegando los siguientes motivos:

1.- El perfil del administrador que por serlo de varias empresas, puede comprender el contrato.

2.- No hubo error sobre la esencia del contrato, y en todo caso sería inexcusable.

3.- Se informó correctamente.

4.- El carácter administrativo de la LMV.

5.- El negocio jurídico fue confirmado por los actos propios de la empresa.

La empresa se opone al recurso alegando que nunca se aceptaron ni ratificaron las consecuencias del contrato, que no se tenía suficiente experiencia financiera para su comprensión, que no hubo suficiente información y que se incumplió la normativa MIFID.

La Audiencia Provincial establece las siguientes conclusiones:

1.- El plazo de la acción de anulabilidad es de 4 años desde la consumación del contrato, que se produce cuando están completamente cumplidas las prestaciones de ambas partes.

2.- El error es esencial y excusable.

3.- A pesar de ser obligatorio, no se realizó test de conveniencia ni idoneidad, y se cita la sentencia de la propia sala 9ª de 15 de enero de 2013 en la que se indicaba “Como tal producto complejo y dada la condición de minorista de la mercantil …., la entidad ..Banc debió de realizar el test de conveniencia a los efectos de valorar si el producto era adecuado para el cliente (art.79 bis LMV) por lo que faltando el cumplimiento de tal obligación y dada la difícil comprensión del producto y el carácter ininteligible no sólo de su clausulado, sino también de las estipulaciones contenidas en el contrato marco de operaciones financieras (…) no cabe más que concluir la confirmación del pronunciamiento a este respecto contenido en la sentencia dictada en la instancia”.  Además esta sentencia se refería a la sentencia de 14 de mayo de 2012 que en un caso Clip Extra, establecía que “Como tal producto complejo y dada la condición de minorista de la mercantil TS, la entidad B debió realizar con carácter previo a la contratación, el test de conveniencia a los efectos de valorar si el producto era adecuado para el cliente (art. 79 bis LMV) por lo que faltando el cumplimiento de tal obligación y el criterio que a este respecto viene manteniendo esta Sala, dada la difícil comprensión del producto y la previsible bajada de los tipos de interés a las fechas en que se produce la contratación que por razón de la actividad que le es propia debió advertir la entidad demandada, (…) no cabe más que concluir la confirmación del pronunciamiento (…)”.

Para la Sala, la falta del test no se trata simplemente de una infracción administrativa, sin incidencia en el denunciado vicio del consentimiento, puesto que aparte de ser una apreciación inexacta –ya que sabido es, el consentimiento válidamente prestado exige de una previa información que ha de ser de mayor transparencia y exhaustividad en función de la propia calificación que quepa conferir al cliente- lo que obviamente exige el estricto cumplimiento de la obligación aludida.

No se pudo probar la entrega y explicación  suficiente del producto. Y la carga de la prueba de haber informado correctamente recae sobre el banco. Dice la Sala literalmente “es un principio básico y lógico en la valoración de este tipo de relaciones contractuales que el consentimiento ha de venir precedido de información y cumplimiento de las obligaciones por la entidad bancaria, y sólo después de que éstas se hayan acreditado, pasa a examinarse la actuación de la otra parte contratante”.

Por último, se rechaza el argumento de los actos propios al constar las reclamaciones efectuadas y la oposición formulada al plantearse el procedimiento de ejecución por impago de las liquidaciones giradas.

En definitiva, se desestima el recurso de Bankinter y se confirma la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, que declaraba la nulidad del Clip Bankinter Extra, con imposición de costas al Banco.

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio