Confirmada la nulidad de un Clip Bankinter (swap) en La Rioja

clip bankinter

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Audiencia Provincial de la Rioja, ha confirmado la nulidad de un contrato swap denominado “Clip Bankinter Extra” en sentencia de 26 de mayo de 2014.

Una sociedad limitada, dedicada a los transportes, contrata en el año 2008 un Clip Bankinter Extra 8.6.   El swap fue contratado por iniciativa del banco. Los firmantes no tenían experiencia en contratos bancarios complejos, no se les informó adecuadamente, no se hicieron simulacros, no se les alertó de las posibles consecuencias económicas adversas. El coste de cancelación no estaba fijado con claridad. El contrato era de difícil comprensión

Ante las pérdidas provocadas por el producto, demanda al banco y el Juzgado de Primera Instancia de Logroño declara la nulidad del contrato Clip Bankinter Extra.

 El banco, no conforme con el fallo, apela ante la Audiencia Provincial, alegando que no hubo error en el consentimiento.

Para la Audiencia Provincial, ante la tesitura de que el que sufre un error debe probarlo y la obligación de informar adecuadamente por la entidad financiera, se decanta por la obligación del banco de informar adecuadamente, citando las sentencias de la AP de Burgos de 28 de noviembre de 2012, la AP de Valladolid en sentencia de 19 de noviembre de 2012, la AP de Alicante en sentencia de 25 de octubre de 2012 o la AP de Oviedo de 31 de mayo de 2012.

Es más, la información suministrada lo ha de ser por escrito o por cualquier otro soporte duradero, pues así lo exige el art. 62 del RD 21/2008 para los instrumentos financieros.  En resumen, es la entidad financiera la que ha de probar haber cumplido con la obligación de información que le afecta.

Después de repasar la legislación aplicable, concluye que el legislador cada vez ha sido más proteccionista con los clientes pues son las entidades financieras las que diseñan el producto y las que lo ofrecen a su clientela y deben realizar un esfuerzo por informar adecuadamente de los riesgos.

En este caso, fue la entidad bancaria la que se dirigió a la actora, que no tenía experiencia en productos de riesgo como el suscrito y su perfil era el de minorista.

El contrato se considera como no sencillo, no se hicieron simulaciones, y el administrador pensó que contrataba un seguro  para la cobertura frente a oscilaciones de los tipos de interés.  Se considera que hubo falta de información, que vició el consentimiento de manera que invalidó todo el contrato.

La cláusula de cancelación sin especificar sus costes, no puede beneficiar al banco y debe declararse nula.

En definitiva, se desestima el recurso del banco, y se confirma la sentencia, se declara nulo el contrato con recíproca restitución de prestaciones, con imposición de costas al banco.

 Consulte su caso ahora

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio