Categorías
Mala praxis bancaria permuta financiera swaps

Swaps: Condenan al Banco de Santander

abogado swaps

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Azpeitia ha condenado al Banco de Santader a devolver los 85.760 euros pagados por un Contrato Marco de Operaciones Financieras, y al pago de las costas, en sentencia de 26 de junio de 2013.

 

Una empresa, en el año 2006 suscribe con el Banco de Santander un Contrato Marco de Operaciones Financieras, cuyo resultado es que a la primera, le sale un saldo a pagar de 85.760 euros.  La empresa demanda al Banco por ser nulo el contrato por error en el consentimiento. El error en el consentimiento dice haberse producido por una falta de información.

 

En primer lugar, el juez descarta que se haya producido la caducidad de la acción por transcurso de 4 años. La empresa, antes de que transcurriese ese plazo, había reclamado al Banco la devolución de esas cantidades.

 

 

Para que el error invalide un contrato, según la jurisprudencia, debe:

  • ser un error sustancial decisivo y excusable, que recaiga sobre la sustancia que constituye el objeto del contrato o sobre las condiciones que han dado lugar a su celebración.
  • Derivar de hechos desconocidos por el obligado voluntariamente a contratar (no siendo imputable a quien lo padece).
  • Existir un nexo causal entre el error y la finalidad que se pretendía con el negocio jurídico.

(STS de 6 de febrero de 1998).

 

El Juez alude a los artículos 78 y 79 bis de la LMV sobre las obligaciones de información de las entidades financieras.

 

El contrato de permuta financiera del caso, se realizaba para protegerse de las fluctuaciones de precio que podía tener el gasoil.

 

Según el Juez, de la propia naturaleza del contrato se exige que las dos partes “se encuentren en posición jurídica con el mismo grado de interés”.

 

El Juez estima la nulidad por que la empresa creía que se trataba de un  tipo de seguro frente a las subidas del gasoil, pero ignoraba las consecuencias negativas que podía tener el contrato.

 

La iniciativa de la contratación no fue de la actora, sino del Banco. Y la persona que contrató el producto carece de estudios superiores. Aunque se trate de una empresa con cierto volumen, no tienen experiencia en operaciones financieras complejas.

Además como señala el perito de la parte actora, estamos ante un producto financiero asimétrico, desequilibrado a favor del banco: hay barreras a la subida, que benefician al banco pero no las hay para las bajadas que era cuando el cliente perdía y tenía liquidaciones negativas.  Además, los contratos eran en inglés y no se confirmaba que se entendieran por el que los firmaba.  Y cuando se pidieron explicaciones al banco, solamente se ofreció reestructurarlos a más largo plazo.

 

En conclusión se anula el Contrato Marco de Operaciones Financieras, y se estima la demanda. El Banco debe devolver 85.760 euros al demandante, con los intereses legales correspondientes, y pagar las costas.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

 

====  

 

 

Deja una respuesta