Bankia condenada de nuevo por preferentes

abogado preferentes subordinadas

 

 

 

 

 

 

 

 

El Juzgado de Primera Instancia de Bilbao ha declarado la nulidad de las órdenes de suscripción de participaciones preferentes y obligaciones subordinadas de una clienta, con recíproca restitución de prestaciones y condena en costas para el banco, en sentencia de 14 de junio de 2013.

 

 

La demandante había suscrito Participaciones Preferentes Caja Madrid 2009 y Obligaciones Subordinadas Caja Madrid 2010, por un total de 250.000 euros. Solicita ante el Juzgado la nulidad por error en el consentimiento. Fue el empleado del banco el que le aconsejó que  suscribiera los productos litigiosos.  Llama la atención el hecho de que los contratos se firmaron en el domicilio de la demandante, por que se trataba de una persona mayor y con problemas serios de visión.

 

Existía una importante relación de confianza con el empleado del banco.

 

La Juez analiza la naturaleza jurídica de las participaciones preferentes y de las obligaciones subordinadas, calificándolas como productos complejos.

 

En cuanto al vicio del consentimiento, el test de conveniencia “se lo llevaron ya rellenado a su casa” y la clienta se limitó a firmarlo. Además, la cliente tenía un perfil conservador y si hubiera conocido el riesgo de pérdida, no los hubiese adquirido.

 

Sin embargo para la Juez, la vulneración de la normativa no da lugar a la nulidad por contravención de las normas imperativas (Art. 6.3 Código Civil) sino que debe reconducirse a la anulabilidad por vicio de error en el consentimiento.

 

Se hace referencia a la sentencia del TJUE de 30 de mayo de 2013 que señala: “Le corresponde al ordenamiento jurídico interno de cada Estado miembro regular las consecuencias contractuales que deben derivarse de la inobservancia, por parte de una empresa de inversión que ofrece un servicio de inversión, de las exigencias de evaluación establecidas en el artículo 19, apartados 4 y 5 de la Directiva 2004/39, respetando los principios de equivalencia y efectividad”.

 

La juez, indica que el error como vicio del consentimiento, para que sea invalidante debe ser:

  • Esencial.
  • Que se produzca en el momento de perfección del contrato.
  • Que sea excusable es decir, que no se hubiera podido evitar empleando una diligencia media.

La demandante, tiene la condición de consumidora por lo que tiene la cobertura de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios.

 

Además, la carga de la prueba de haber informado correctamente corresponde al banco.

 

En conclusión, se estima que existe un error relevante, por recaer en las características básicas del contrato, error imputable al banco por el incumplimiento de su deber de información.

 

Se estima la demanda y se declara la nulidad de las suscripciones de participaciones preferentes y obligaciones subordinadas, ordenando la recíproca restitución de las prestaciones, con imposición de las costas al banco.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

Vote al Blog de Burguera Abogados  para los Premios Bitácoras 2013,  pinchando aquí.

 ====

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio