Categorías
Abogado bancario Bancario Clip Intercambio Tipos/Cuotas Mala praxis bancaria Sentencias Swaps swaps Swaps

Confirmada condena por un Swap a Bankinter en Palma de Mallorca

Tabla de contenidos

bankinter

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Audiencia Provincial de Baleares ha confirmado la resolución que en Primera Instancia declaraba la nulidad de un Swap y ordenaba la restitución de prestaciones con pago de intereses y costas, en reciente sentencia de 18 de febrero de 2014.

 

 

Un informático y una enfermera, contrataron un Swap el 3 de julio de 2008 para asegurarse los pagos de su hipoteca, firmada en el año 2003. Mediante este swap, los clientes tendrían que pagar una cuota fija. El contrato no llegó a firmarse, aunque se prestó n consentimiento tácito a través de un correo electrónico. Posteriormente, en mayo de 2009, se firmó un anexo de modificación del contrato de Swap.

 

En el Juzgado de Primera instancia, se había estimado la nulidad del contrato de Swap.  De la sentencia de Primera Instancia destacamos:

 

“No se puede confundir la aparente sencillez del contrato con la necesaria claridad que se debe exigir a este tipo de contratación adhesiva (….)”.

 “En ningún momento se ha probado que se informara a los contratantes de las consecuencias de la bajada de tipos (…)”.

 “No se ha probado ni se ha aportado documento en que se realizara una previsión del coste de cancelación del producto contratado y de las posibles pérdidas (….)”.

 “El error es sustancial por cuanto recae sobre un elemento nuclear del contrato”.

 “En cuanto a la excusabilidad, se puede afirmar que el error no puede ser imputado a los demandantes por cuanto se trata de usuarios sin formación bancaria”.

 

La Audiencia Provincial hace los siguientes razonamientos:

 

1.- Mientras que la valoración del error se debe hacer en cada caso concreto,  el apelante utiliza argumentos genéricos, no particularizados al caso, aludiendo a la “evolución jurisprudencial”. “La apelante no aporta argumentos propiamente dirigidos a tratar de desvirtuar la concreta valoración probatoria del juez a quo”.

 2.- No se desvirtúa la falta de información sobre el contrato, sobre las consecuencias de una bajada de tipos ni sobre el coste de cancelación.

3.- La falta de información, unida a los términos del contrato y a las referencias a “coberturas de riesgos” conceden credibilidad a la afirmación de la actora de que consideraban que se trataba de un seguro, dando lugar a un error sustancial.

 4.- La formación de informático o enfermera no hace el error inexcusable.

 5.- El banco debía conocer las previsiones de evolución de los intereses y sin embargo no informa al cliente ni le presenta simulaciones. La oferta del banco coincidía con la inminente bajada de los tipos. El Banco de España publicó informes sobre esta previsible bajada. El banco debió advertir a los clientes.

6.- La pasividad del banco coadyuvó al error de la actora.

 

En definitiva, se concluye que existió un vicio grave en la formación del consentimiento, derivado de una falta de información adecuada sobre el swap, que provocó un error grave, esencial y excusable, con lo que se confirma la sentencia de instancia que declaraba la nulidad del Swap, con imposición de costas al banco.

 Consúltenos su caso pulsando aquí. 

 

 

 

 Bankinter apela, alegando principalmente los argumentos de la Sentencia del Tribunal Supremo de 21 de Noviembre de 2012. El banco dice que los clientes eran conscientes de lo que firmaban.  Además, según este, no es un producto de alto riesgo financiero. Su clausulado es claro y simple según el banco.  Dice también el banco que se explica con claridad la cancelación.  El contrato es claro, se cumplió con los deberes de información y no hubo error en el consentimiento.

Deja una respuesta