Efectos del canje en participaciones preferentes y obligaciones subordinadas

canje preferentes subordinadas

 

 

 

 

 

 

 

 

En ocasiones se plantea la duda del efecto jurídico que pueda plantear el haber realizado el canje de participaciones preferentes y obligaciones subordinadas. Si la suscripción del producto fue nula o anulable,  el canje también lo será por los motivos siguientes.

 

La doctrina  de la propagación de los efectos de la nulidad a los contratos conexos  se viene admitiendo desde la STS de 10 de noviembre de 1964 que establece que es posible la propagación de la ineficacia contractual a otros actos que guarden relación con el negocio declarado inválido “no solo cuando exista un precepto específico que imponga la nulidad del acto posterior, sino también cuando (….) presidiendo a ambos una unidad intencional, sea el anterior la causa eficiente del posterior, que así se ofrece como la consecuencia o culminación del proceso seguido”.

 

Más recientemente,  el Tribunal Supremo ha admitido esta doctrina en estas dos sentencias:  STS de 22 de diciembre de 2009 (LA LEY 283751/2009) y STS  de  17 de junio de 2010  (LA LEY 114039/2010). 

La STS   de  17 de junio de 2010  dice que si los contratos están causalmente vinculados en virtud del nexo funcional:

 

 “(…) Debe mantenerse que existe una ineficacia en cadena o propagada (….) de tal grado que la ineficacia del contrato de origen que es presupuesto, acarrea la nulidad del contrato dependiente que es consecuencia suya”.

 

 

Se debe tener en cuenta también lo establecido en el artículo 1289 párrafo 2º del Código Civil sobre la interpretación de los contratos: cuando existan dudas sobre el objeto principal del mismo, en lo relativo a la intención o voluntad de las partes, el contrato será nulo.

 

Además el artículo 1.208 del C. Civil establece que:

 

“La novación es nula si lo fuere también la obligación primitiva, salvo que la causa de nulidad sólo pueda ser invocada por el deudor, o que la ratificación convalide los actos nulos en su origen”.

Los Juzgados de Primera instancia han hecho referencia a la STS  de 17 de junio de 2010 en numerosas sentencias sobre participaciones entre las que caben destacar:

 

  • Sentencia del 29 de noviembre de 2012, del Juzgado número 1 de Santander, que es contundente al respecto:

 

“Declarada la nulidad es inevitable aplicación de la doctrina de la propagación de la ineficacia del contrato arrastra al canje realizado para la conversión de las participaciones preferentes, considerando de tal modo que, excluida la confirmación o conversión del contrato nulo en los términos antedichos, la ineficacia por nulidad relativa abarca o engloba el contrato inicial y los posteriores con el mismo origen – superando con ello, aunque el efecto final sea el mismo, la mención a la resolución del canje producido-.”

 

“Es incuestionable que existe un nexo de conexión evidente entre los contratos por los que se adquirieron las sucesivas participaciones preferentes y el canje posterior por otros productos al que fue el actor lastrado por la necesidad de obtener liquidez aun con reserva evidente de la acción de nulidad. Como mantiene el TS en su sentencia de 17 de junio de 2010 y en una situación muy similar a la presente, los contratos están causalmente vinculados en virtud del nexo funcional, dado que sin las pérdidas de las participaciones preferentes no se hubiera celebrado el segundo, que tenía por finalidad tratar de paliarlas o conjugarlas.”

 

  • Sentencias del Juzgado de Primera Instancia 2 de Mataró de  14 de marzo de 2013 y de 18 de junio de 2013.

 

 

Por otra parte, en la mayoría de las ocasiones, se realizó el canje bajo la amenaza hecha de por el personal de la entidad financiera: A los clientes se les decía que si no aceptaban el canje, perderían todo su dinero (o versiones similares). Esto hace que el consentimiento para el canje estuviese viciado, lo cual constituye un segundo motivo para la anulación del canje.

 

En definitiva, el haber realizado el canje de sus participaciones preferentes y obligaciones subordinadas, incluso “voluntariamente”, no supone ningún problema para reclamar la recuperación de su dinero ante los tribunales.

 

Consúltenos su caso pulsando aquí.

 ====   Agradecería  a  los lectores    su voto para los Premios Bitácoras 2013, pinchando aquí.

 

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio