Categorías
Abogado propiedad industrial abogados marcas Importaciones paralelas Marcas Propiedad Industrial Propiedad Intelectual e Industrial

¿Son legales las importaciones paralelas?

importaciones paralelas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las importaciones paralelas  son las que se realizan por alguien distinto al titular de la marca y se consideran lícitas siempre que éste haya vendido su producto en ese mercado.

Se produce el denominado “agotamiento del derecho de marcas” que se recoge en el artículo 36 de la Ley de Marcas: cuando el titular de una marca, coloca el producto dentro de un mercado, posteriormente no podrá impedir su circulación. Podría evitar la importación en otros países, pero no en el que él mismo ha comercializado el producto.  Generalmente se distingue entre agotamiento nacional (en un solo país), agotamiento comunitario y agotamiento internacional.  En nuestro entorno, el Espacio Económico Europeo, se considera como un solo país.  El Tribunal Supremo recoge la doctrina sobre el “agotamiento del derecho de marcas” entre otras, en sus sentencias de   965/2008  y 1026/2008  de la  Sala de lo Civil.

Se intenta evitar que el titular de la marca aplique precios más altos en distintas zonas atendiendo a su capacidad económica.  Una vez que la marca se vende en territorio de la Unión Europea, se pueden realizar importaciones por terceros y de esta manera se fomenta el ajuste de precios.

El “agotamiento del derecho de marcas” requiere que el producto que se introduce sea original e  introducido por el titular de la marca o con su consentimiento.

En el caso de que el producto original se modifique para introducirlo en un país, no se produce el “agotamiento del derecho de marca” y el titular sigue teniendo la posibilidad de impedir su comercialización en un territorio (art. 36.2 Ley de Marcas y art. 13.2 del Reglamento de Marca Comunitaria).  Aquí la casuística originada por el “ingenio” de los actores en el mercado es enorme: desde la comercialización de artículos en las que solamente una parte (donde aparece la marca) es original y el resto no lo es, a la modificación de etiquetas a pesar de comercializar producto original, o el remarcado en distintos países por el propio fabricante para evitar las importaciones paralelas.

Como casos en los que se ha aceptado el criterio del agotamiento del derecho de marcas y por tanto la licitud de la importación paralela, destacan:

  • Silhouette (Sentencia. 16/7/1998 TJCE1998/178)
  • Sebago (Sentencia. 1/7/1999 TJCE1999/148)
  • Davidoff y Levi Strauss (Sentencia. 20/11/2001 TJCE2001/313)

En España, destaca el caso Jack Daniel’s: El Tribunal Supremo en Sentencia de 1 de septiembre de 2010 considera que no hay infracción de marca y que las importaciones paralelas eran lícitas.

Un tema importante a tener en cuenta es la relevancia penal de las infracciones de marcas. El código penal las recoge en su artículo 274 que prevé penas de 6 meses a dos años.  Sin embargo, a partir de la  Ley Orgánica 5/2010, los casos de importaciones paralelas,   quedan despenalizados y por tanto fuera del ámbito de protección de la norma penal (sin perjuicio de las acciones civiles correspondientes).

Desde algunos ámbitos tan relevantes como la Organización Mundial del Comercio se apoya la libertad de las importaciones paralelas para impedir la segmentación de los mercados  y evitar el abuso en los precios, especialmente de cara a los países menos desarrollados. Hay casos sangrantes, especialmente con productos farmacéuticos.

¿Considera que se deberían permitir las importaciones paralelas?

 Consulte su caso ahora

Deja una respuesta