Categorías
Arbitraje Derecho de Sociedades

El arbitraje en la impugnación de los acuerdos sociales

abogado valencia arbitraje

 

 

 

 

 

 

El arbitraje en la impugnación de los acuerdos sociales

 

 

El arbitraje en la impugnación de los acuerdos sociales puede ser una vía de resolución del conflicto más rápida y práctica que acudir a los tribunales.

 

El arbitraje está regulado por la ley 60/2003 de Arbitraje, modificada por la ley 11/2011.

 

Las partes pueden someterse voluntariamente al laudo de uno o varios árbitros.

 

Para someterse al arbitraje, puede preverse en los estatutos  o acordarse posteriormente mediante contrato entre las partes o en un pacto social. Si está en los estatutos, estará inscrito en el RM y obligará a todos los socios.  Si el acuerdo de sometimiento es extraestatutario, sólo obliga a los firmantes y a sus causahabientes, pero no a la sociedad, ni a otros socios ni terceros.

 

El convenio arbitral puede delimitar el tipo de controversias que se someten a arbitraje: pueden ser todas las controversias con carácter general que afecten a la vida societaria o solamente algún tipo de ellas. En cualquier caso, debe constar por escrito.

 

Adjuntamos el siguiente ejemplo de cláusula arbitral:

 

“Toda controversia o conflicto de naturaleza societaria, entre la sociedad y los socios, entre los órganos de administración de la sociedad, cualquiera que sea su configuración estatutaria y los socios o entre cualquiera de los anteriores, se resolverá definitivamente mediante arbitraje de derecho por uno o más árbitros, en el marco de la Corte Española de Arbitraje del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España, de conformidad con su Reglamento y Estatuto, a la que se encomienda la administración del arbitraje y la designación del árbitro o del tribunal arbitral.”

 

Los efectos del laudo arbitral firme son idénticos a la “cosa juzgada”: El laudo arbitral firme es susceptible de ejecución forzosa, como si fuera una sentencia firme. Sin embargo, los laudos arbitrales no firmes no pueden ser ejecutados provisionalmente.

 

Por otro lado, sí es posible la solicitud de medidas cautelares que aseguren el cumplimiento de la sentencia. Las medidas cautelares se deben solicitar ante el juez competente en el lugar en que el laudo debe ser ejecutado. Por todo ello, es recomendable solicitar directamente las medidas cautelares ante el juez y no ante el árbitro.

 

Contra el laudo arbitral solo se puede ejercitar la acción de anulación y solicitar la revisión mediante el procedimiento previsto para las sentencias firmes en la LEC.

 

====

 

 

Categorías
Derecho de Sociedades

El acta de los acuerdos sociales

abogado valencia acta de la junta

 

 

 

 

 

 

 

El acta de los acuerdos sociales

 

 

Los acuerdos de la junta general y del consejo de administración deben ser recogidos en  acta.

Esta acta se redacta por el propio órgano, aunque excepcionalmente se prevé la posibilidad de que los acuerdos de la junta se reflejen en acta notarial (aunque nada impediría el acta notarial de los acuerdos del consejo de administración).

 

¿Para qué sirven las actas?

 

 Las funciones principales de las actas son:

  • Informar de lo acordado.
  • Hacer prueba de lo acordado ante quien corresponda.
  • Controlar la actuación de los órganos colegiados.

 

El hecho de que un acuerdo social no figure en el acta no determina directamente su nulidad: Sin embargo, los acuerdos cuya inscripción es obligatoria en  el Registro Mercantil deben estar reflejados en acta. Los acuerdos de inscripción obligatoria, sin acta, no pueden ser inscritos.   Si el acuerdo no es de inscripción obligatoria en el RM, será eficaz conste o no en acta.

 

Por lo que se refiere a la fuerza probatoria, el acta es un documento privado firmado por presidente y secretario, que admite prueba en contrario.

 

El acta de la junta

 

El acta de la junta recoge las discusiones y acuerdos de la junta general y puede ser redactada por el secretario, que debe firmarla junto al presidente, o por un notario requerido especialmente al efecto.

 

A falta de secretario, se encargaría el presidente.

 

Si faltasen ambos, la presidencia corresponde al órgano de administración, y si es un administrador único, será este el que se encargue de la documentación de la junta, hasta que se designe secretario.

 

El acta debe reflejar lo ocurrido en la junta.  Cuando el acta necesita formalizarse en instrumento público e inscribirse en el Registro Mercantil,  debe hacer mención de determinados puntos, como son, la fecha y el lugar de la reunión, la fecha y modo en que se ha realizado la convocatoria, el texto íntegro de la convocatoria, la lista de asistentes, el resumen de los asuntos debatidos y de las intervenciones, los acuerdos adoptados, el resultado de las votaciones, la oposición a los acuerdos si así se solicita, y la aprobación del acta.  Si la junta es universal, deben expresarse los puntos aceptados como orden del día, y el nombre y firma de todos los asistentes.

 

El acta será firmada por el secretario con el visto bueno del presidente. No son necesarias las firmas de los restantes asistentes salvo en las juntas universales.

 

El acta se aprueba por la propia junta, o por el presidente y dos interventores, uno de ellos en representación de la mayoría y otro de la minoría, en los 15 días siguientes a la junta. Los interventores se eligen en la propia junta entre los asistentes.

 

El acta notarial

 

El acta notarial exige su requerimiento por el órgano de administración a petición de:

  • Los administradores, o por
  • Una minoría de socios que representen un mínimo del 5% del capital social.

 

En una próxima entrada seguiremos con la documentación de los acuerdos sociales.

 

====