Categorías
Articulos (notas técnicas) Blog Regla de la Equidad Seguros

Seguros de Vida y Regla de la Equidad

abogado seguro vida equidad

Tabla de contenidos

La regla de la equidad en los seguros de vida

Consulte gratis su caso ahora

¿Qué es la regla de la equidad?

            La regla de equidad en seguros busca la proporcionalidad en la indemnización en caso de siniestro, con relación al riesgo declarado y la prima abonada. Se aplica cuando la entidad aseguradora identifica discrepancias entre la prima pagada y la que debería haberse abonado en función del riesgo real.

Este principio entra en juego cuando, al ocurrir un siniestro, se constata que las condiciones de riesgo diferían de las acordadas en el contrato de seguro. Estas discrepancias pueden originarse por diversas razones. Los escenarios, derivados de descuidos u omisiones del tomador, como veremos más adelante, abren la posibilidad de aplicar la regla de equidad. Sin embargo, si se demuestra dolo o culpa grave por parte del asegurado, la entidad aseguradora podría liberarse completamente de la obligación de indemnizar.

En casos complejos donde es difícil probar el dolo o culpa grave, la aplicación de la regla de equidad se convierte en una solución para garantizar la proporcionalidad y justicia en el contrato de seguro.  Sin embargo, en demasiadas ocasiones se utiliza por las compañías aseguradoras para hacer una “rebaja” de las indemnizaciones a abonar.

Regulación de la Regla de la Equidad

La regulación de la regla de la equidad se encuentra en la Ley 50/1980, de Contratos de Seguros, más concretamente,  en el artículo 12 de la LCS.

Artículo 12 LCS:

El asegurador puede, en un plazo de dos meses a contar del día en que la agravación le ha sido declarada, proponer una modificación del contrato. En tal caso, el tomador dispone de quince días a contar desde la recepción de esta proposición para aceptarla o rechazarla. En caso de rechazo, o de silencio por parte del tomador, el asegurador puede, transcurrido dicho plazo, rescindir el contrato previa advertencia al tomador, dándole para que conteste un nuevo plazo de quince días, transcurridos los cuales y dentro de los ocho siguientes comunicará al tomador la rescisión definitiva.

El asegurador igualmente podrá rescindir el contrato comunicándolo por escrito al asegurado dentro de un mes, a partir del día en que tuvo conocimiento de la agravación del riesgo. En el caso de que el tomador del seguro o el asegurado no haya efectuado su declaración y sobreviniere un siniestro, el asegurador queda liberado de su prestación si el tomador o el asegurado ha actuado con mala fe. En otro caso, la prestación del asegurador se reducirá proporcionalmente a la diferencia entre la prima convenida y la que se hubiera aplicado de haberse conocido la verdadera entidad del riesgo.»

Aplicación

La regla de equidad, en el ámbito de los seguros de vida, se aplica en situaciones específicas en las que se detecta una discrepancia entre las condiciones declaradas por el tomador del seguro en el cuestionario de salud y las condiciones reales en el momento del siniestro.

Si la aseguradora puede probar la existencia de dolo o culpa grave, se negará a indemnizar.  Pero si no puede probarlo (y la carga de la prueba incumbe a quien la alega), la aseguradora puede recurrir a la regla de la equidad para rebajar la indemnización a pagar. Y todo ello a pesar de que la selección de riesgos es responsabilidad de la aseguradora, según se establece en el Real Decreto 2486/1998, de 20 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados.

En los casos en que exista una discrepancia en la declaración de salud, y, por tanto, entre la prima pagada y la prima teórica del riesgo real, la aseguradora aplicará la regla de equidad para reducir el importe de la indemnización.

La indemnización se reducirá en el mismo porcentaje al equivalente entre la prima neta pagada y la prima teórica del riesgo real.  Si la prima pagada es la mitad de la que correspondería pagar en función al riesgo real, la indemnización se reducirá en un 50 %.

Regla de la equidad y relación de causalidad

¿Se aplica la regla de la equidad en cualquier caso de incorrecta información sobre los riesgos? ¿Es necesario que exista una relación de causalidad entre la información omitida y la que provoca el siniestro?

La aseguradora frecuentemente reducirá la indemnización alegando la “regla de la equidad”, exista o no relación de causalidad. Sin embargo, los Tribunales, exigen que exista una relación de causalidad entre la información omitida y el desencadenante del siniestro.  Si no hay relación, la aseguradora no puede aplicar la “regla de la equidad” y tendrá que pagar la indemnización íntegra.

En este sentido, se pronunció la Sentencia 302/2021, del 25 de junio de 2021, de la sección sexta de la Audiencia Provincial de Valencia:

En ese caso, el asegurado conocía que podía sufrir una hemocromatosis primaria que es hereditaria. Ese dato no fue desvelado.  El asegurado falleció de un cáncer de páncreas y la aseguradora pretendió aplicar la “regla de la equidad” y así abonar solamente 34.284’71 euros.  Los beneficiarios reclamaron a Allianz Seguros el importe de la indemnización del seguro de vida.

El Juzgado de Primaria Instancia nº 7 de Paterna estimó la demanda condenando a Allianz al abono de 65.128’81 euros, más intereses del artículo 20 LCS y costas.

Allianz interpuso recurso de apelación al entender que se infringía el artículo 12 LCS y la Audiencia Provincial desestimó el recurso de Allianz:

«El tribunal considera que la aseguradora demandada pretende eludir las consecuencias de la aplicación al caso de la doctrina jurisprudencial del TS sobre la declaración de salud y sus efectos en relación con el artículo 10 de la LCS (…)»

(…)

El tribunal concluye que, si la aseguradora ha presentado cuestionario o declaración de salud y se ha respondido por el asegurado, en caso de ocultación de datos relevantes para la valoración del riesgo, debe aplicarse el artículo 10 de la LCS pues la previsión del artículo 12 de la LCS debe aplicarse a otras circunstancias que incidan en la valoración del riesgo, excluido el estado de salud.

Es decir, que debe haber relación de causalidad para aplicar la regla de la equidad.  Y si no la hay, se debe estar a lo dispuesto en el artículo 10 LCS: Solamente puede exonerarse la aseguradora de su obligación de indemnizar en caso de dolo o culpa grave por parte del asegurado al rellenar el cuestionario de salud.

 Cabe citar también la sentencia 228/2022 del 25 de abril de 2022 de la sección primera de la Audiencia Provincial de Barcelona. En dicha resolución se rechazó la aplicación de la regla de equidad, puesto que la aseguradora no denunció la existencia de alguna inexactitud del cuestionario:

QUINTO.- Aplicación subsidiaria de la regla de equidad.

Se peticiona por la demandada que con carácter subsidiario se aplique la regla contenida en el párrafo tercero del artículo 10 LCS y que la indemnización sea reducida en proporción a la prima abonada y la que se hubiera abonado de haber conocido la dolencia en cuestión.

La pretensión no puede ser acogida porque la norma se refiere al supuesto en que el siniestro haya sobrevenido antes de que el asegurador hubiera manifestado reserva por la inexactitud del cuestionario, lo que nunca ocurrió en el caso de autos en que la póliza fue desplegando sus efectos desde el punto de vista del pago de la prima pactada sin que por la aseguradora se tuviera conciencia de la inexactitud que alega una vez acontecido el siniestro.”

En el mismo sentido, se pronunció la sentencia 1257/2019 del 20 de diciembre de 2019 de la sección décimo tercero de la Audiencia Provincial de Barcelona.

La sentencia 490/2021 del 15 de diciembre de 2021 de la sección undécima de la Audiencia Provincial de Valencia desestimó la aplicación de la regla de equidad, a pesar de que el asegurado faltó a la verdad sobre su profesión. No se aplica la regla de la equidad porque no hay relación de causalidad entre la inexactitud (ser de profesión albañil) con el desencadenante del siniestro (un accidente de tráfico):

“Y, en tercer lugar, porque tampoco puede estimarse aplicable la regla de equidad del art. 12 “in fine” de la L.C.S, por haber declarado el tomador-asegurado al suscribir la póliza de que se trata que era de profesión administrativo, cuando en realidad era albañil, lo que determinaba un mayor riesgo de accidente y el pago de una prima inferior a la que tendría que haber satisfecho de haber sido veraz. De un lado, porque la agente de seguros exclusiva “Orbita”, a través de la cual se firmó la póliza, conocía que la profesión real del tomador era de albañil, pues así consta cuando en años anteriores le firmó con “Bilbao” un seguro de vida. Y de otro lado, porque tal inexactitud podría haber tenido influencia de haberse producido un accidente de trabajo, pero no cuando el accidente determinante de la incapacidad permanente absoluta fue de tráfico, y ello nada tuvo que ver con la profesión declarada, siendo de reseñar que la aseguradora, a través de su agente, bien pudo descubrir su real profesión cuando tenía antecedentes contractuales con el actor”.

Conclusión

Para que se pueda aplicar la “Regla de la Equidad” a la hora de indemnizar por un contrato de seguro de vida, debe haber una relación de causalidad entre la inexactitud en el riesgo y el motivo desencadenante del siniestro.  Si no hay relación, la aseguradora no puede reducir la indemnización fijada en la póliza del seguro.

Consulte gratis su caso ahora

Deja una respuesta