Levi Strauss vence en el Tribunal Supremo

levi strauss

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Tribunal Supremo ha confirmado la estimación de la demanda de Levi Strauss por infracción de marca   en Sentencia de 5 de febrero de 2013.

Lo más destacable del caso, es la imposibilidad de acumular las acciones por infracción de marcas y competencia desleal.

Levi Strauss España S.A. se dirige contra una mercantil española por considerar que ésta estaba utilizando indebidamente los símbolos  de líneas que aparecen sobre los bolsillos de los pantalones (su nombre técnico es “Arcuate”).  Este comportamiento infringía sus marcas registradas,  que además consideraba notorias, para lo que aportaba informes y certificados diversos.  Le hizo un requerimiento para que cesara en tal actividad.

Por otra parte, este comportamiento, suponía un riesgo de confusión que incurriría en competencia desleal.

Además, la demandada había registrado dos diseños en la Oficina Española de Patentes y Marcas, por lo que Levi’s solicita la nulidad de las mismas.

En la demanda solicita la condena:

1.- Al cese de la fabricación y comercialización de los productos con la marca en litigio, con las indemnizaciones coercitivas previstas en el artículo 44 de la Ley de Marcas.

2.- Al cese de la realización de actos desleales.

3.- A la retirada del mercado de los productos con el signo que motiva la litis.

4.- A la destrucción de los productos  y materiales con dicha marca.

5.- A una indemnización  por los perjuicios causados por infracción marcaria y competencia desleal.

6.- A la publicación en dos periódicos de la sentencia.

7.- Que se declare la nulidad del diseño industrial incompatible con la marca del demandante.

La demandada alega falta de uso de las marcas en España y negó la  que su diseño industrial concurriese con la marca, por tratarse su novedad.

El Jugado de lo Mercantil nº1 de Alicante estima parcialmente la demanda, considerando probada la infracción de las marcas comunitarias y nacionales alegadas.   Por tanto,  se condena al demandado a todas las peticiones de Levi’s (incluida una indemnización por 831.663 euros, por las ganancias dejadas de obtener) salvo las relativas a competencia desleal.  Se rechaza la acumulación de las acciones de competencia desleal e infracción de marca:  Si el mismo supuesto ya ha sido enjuiciado desde la óptica de la propiedad industrial, no puede ser juzgado de nuevo desde el ámbito de la competencia desleal.  La legislación sobre propiedad industrial, es de aplicación preferente y desplaza a la regulación sobre competencia desleal:

 

“Si el supuesto de hecho está plenamente comprendido en el ámbito material, objetivo, temporal y espacial de la normativa especifica que regula la marca comunitario debe ser aplicada la normativa que establece su régimen jurídico, y no la ley que regula las conductas concurrenciales en el mercado. Solo donde no alcance el Reglamento comunitario y la ley española de marca podrá actuar la Ley de Competencia Desleal”.

 

Y se cita la Sentencia del Tribunal de Marca Comunitaria de 26 de abril de 2006 en el caso “Panini” vs “Kellog”.

Como consecuencia de la estimación parcial, no hay condena en costas, que habida cuenta del volumen del caso, habría supuesto un importe considerable.

 La demandada, apela ante la Audiencia Provincial, que confirma la sentencia de primera instancia.

 Así que la condenada, interpone recurso extraordinario por infracción procesal y recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Se alega arbitrariedad en la valoración de la prueba pericial para fijar la cuantía de la indemnización.   Para el Tribunal Supremo, no la estimación de la compensación económica no ha sido ni arbitraria ni irrazonable.  El demandado obstaculizó la práctica de la prueba pericial y ante la falta de algunos datos, el Juzgador utilizó el criterio de aplicar el mismo porcentaje de beneficio a los años en los que no había información (2004 a 2008).

Por otra parte, indica la mercantil demandada, que el los años de falta de datos, se debía haber utilizado el criterio del 1% de la cifra de negocio obtenida con los productos litigiosos. Pero para el Alto Tribunal, estando justificada la valoración en el primer motivo, no es necesario siquiera entrar en el segundo.

 En resumen, se desestiman los recursos, se confirma la condena por infracción de marca y se anulan los registros de diseños industriales, con imposición de costas a la recurrente.

 

Consulte su caso ahora

Deja un comentario

Idioma




Suscríbase y reciba un libro PDF


Solo por suscribirse recibirá por correo electrónico el enlace para descargar el libro "Cómo cambiar de abogado" en formato digital.
Regístrese aquí

Sígueme en Twitter



Suscríbase a nuestro newsletter:

* Este campo es obligatorio